Los estatales harían paros si Jaque veta el llamado a paritarias

Los estatales quieren que la discusión paritaria se inicie el mes que viene, tal como lo fijó el Presupuesto. Pero Jaque podría vetar ese artículo.
No iniciar las clases, protestar en los festejos vendimiales, cortar rutas y paralizar los hospitales. Con la instrumentación de estas medidas de fuerza, los gremios estatales amenazan al gobernador Celso Jaque ante la posibilidad de que vete el artículo del Presupuesto provincial -que fue aprobado el viernes- que ordena al Poder Ejecutivo acordar aumentos de salarios en paritarias a partir del mes que viene.

El año pasado, Jaque vetó ese ítem con el argumento de que no podía comprometer fondos.

"No tendríamos asegurado el inicio de clases si Jaque veta", advirtió Cristina Raso, secretaria gremial del SUTE (Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación). De acuerdo a sus dichos, "el gremio ya está trabajando en la simulaciones para que haya aumentos de sueldos en todas las categorías".

Raso dijo que el SUTE pretende plantear, en las reuniones paritarias, subas para este año que van entre el 19 y el 35% según el nivel educativo; que se respete el blanqueo salarial, que se priorice el nivel secundario y que los docentes que tengan dos cargos cobren lo mismo por ambos.

"Nosotros pensamos que la última semana de enero vamos a poder sentarnos con el Gobierno a charlar. Si no es así, habrá paro y movilización para encontrar una solución al tema", continuó Raso.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) también se hará notar con medidas de fuerza. Desde el gremio, que mantiene tensas relaciones con el Ejecutivo, ya han dispuesto movilizaciones para la Vendimia y también cortes de ruta.

"El Congreso de ATE ya manifestó que estamos en alerta y movilización", sostuvo Roberto Macho, secretario adjunto del gremio. El 1 de febrero está prevista la primera reunión anual de delegados para evaluar "cómo se implementarán las medidas de protestas que se han pensando".

Es que ATE desconfía que el Gobierno pueda dar comienzo a las paritarias desde el mes que viene. "El Ejecutivo no cumplió con el 90 % de las cuestiones que planteó en las paritarias del año pasado. Sabemos que estamos frente a un gobierno mentiroso y ante esto, los trabajadores vamos a estar en la calle", agregó Macho.

Desde Sitea (Sindicato de trabajadores Estatales Autoconvocados), su secretario general, Víctor Hugo Dagfal, también hizo hincapié en la necesidad de que el Ejecutivo dé una respuesta en febrero.

"Vete o no vete el artículo del Presupuesto, el Gobierno tendrá que sentarse a discutir salarios. Ha habido aumento de tasas municipales, tarifas de los servicios públicos e inflación", dijo Dagfal. Pese a que el sindicato aún no tiene la personería jurídica, por lo que no puede sentarse en paritarias, para los últimos días de febrero tiene planificadas asambleas en toda la Administración Pública.

Los motivos del posible veto

A pedido del cobista Frente Cívico Federal, el oficialismo aceptó incorporar, en el texto de la pauta de gastos para este año, un artículo que ordenaba el inicio de paritarias a partir del 1 de febrero. Pero sobre la concreción de esta situación, existe un manto de sospecha. En primer lugar, porque el Gobernador ya advirtió que podía utilizar el veto para los artículos que salieran aprobados y no fueran de su conformidad.

"El tema ante el veto es una posición normal que está en la Constitución. Es decir, son las cosas que no se delegan. Cuando la Constitución indica las facultades que tiene el gobernador, entre uno de los artículos dice vetar aquellas cosas que, a criterio del gobernador, no le hacen bien a los mendocinos y ésas son de las cosas que puedo hacer", dijo Jaque la semana pasada. El año pasado, junto a otros cinco artículos, el primer mandatario mendocino dejó sin efecto la fecha para comenzar a debatir aumentos de sueldo.

Este año tampoco estuvo en los planes del Gobierno comenzar a hablar de incrementos de salarios antes de que termine el primer trimestre. De hecho, el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, confió hace una semana a Los Andes las prioridades de la gestión para este año, entre las que no figuraban los incrementos salariales para los estatales. "Habrá que ver cómo evoluciona la economía en el primer trimestre", sostuvo Cazabán.

Además admitió que el Gobierno ve como fecha probable (para definir salarios) el mes de abril e incluso se escudó en que "la CGT a nivel nacional fija junio como una fecha estimada en la que se tendrá un panorama real para poder debatir subas de sueldos".

Como indicó este diario en su edición de ayer, el Estado deberá gastar entre 250 y 500 millones de pesos para aumentar salarios, una cifra que el Gobierno no previó en la pauta de gastos aprobada el viernes pasado.

Comentá la nota