Estatales: Descontarán a todos las cuotas del IPV

Los empleados estatales que sean adjudicatarios del Instituto Provincial de Viviendas (IPV), entrarán obligatoriamente en el débito automático para el pago de cuotas de su casa, según dijo ayer el interventor del organismo, Vicente Marrelli.
Es que así lo determina una ley sancionada en el año 2002, pero que no había sido aplicada. El incumplimiento de esta norma salió a la luz gracias una nota de DIARIO DE CUYO y hasta ese momento el descuento de cuotas por planilla era opcional para empleados públicos.

El primer paso del instituto, en los próximos días, será la invitación a todos los estatales a sumarse al débito en forma voluntaria, pero después se hará en forma compulsiva, contó el interventor.

Por el momento quedarán afuera del cobro por débito, compulsivo o voluntario , los empleados del sector privado, porque según Marrelli "es muy difícil" montar el mismo sistema de descuentos ya que habría que hacer convenios con cada una de las empresas privadas de la provincia.

En el instituto aún no tienen un cálculo de cuánto es lo que aumentaría la recaudación con la aplicación de este sistema; lo que si esta claro es que se aplicará la ley para todos, los nuevos y los viejos adjudicatarios, según confirmó ayer el funcionario.

El IPV tampoco ha definido si entrarán al sistema de débito las deudas de los estatales morosos, es decir que no se sabe si el sistema de descuento será retroactivo o no.

"Como interventor del IPV tengo que aplicar la ley porque tenemos que cobrar la cuota sí o sí. Y si bien la norma no está reglamentada, está vigente. Con los empleados públicos la vamos a aplicar", dijo Marrelli.

La ley en cuestión es la Nº 7.249, sancionada en 2002, que estableció el débito automático para el pago de cuotas de viviendas del IPV, tanto para trabajadores estatales como privados; pero no se había aplicado.

Hoy la norma cobra mayor protagonismo ya que el gobierno de la provincia ha sorteado la adjudicación de 2.271 casas, que se hicieron con fondos del Plan Federal de Viviendas II; pero cuyo recupero es vital para seguir construyendo, según apuntó Marrelli.

El funcionario destacó que el IPV se pondrá más estricto con los morosos crónicos y que hablará con el gobernador Gioja a fin de reforzar el sistema de cobro. Es que además de mandar a fiscalía los casos de ejecuciones de viviendas -donde la mayoría arregla un plan de pagos- el IPV quiere poder recurrir a estudios de abogados privados para que también puedan ejecutar y arreglar pagos con morosos.

"Aunque nos duela se quitará la vivienda a quien no pague, estamos hablando de cuotas de $400 para las casas nuevas; si la gente paga el gas, el agua y la luz, tiene que pagar la casa donde vive", dijo el interventor.

Gracias a la política de cobro implementada en los últimos años, el instituto logró llegar al 65% del recupero de las cuotas, recaudando unos 2,5 millones de pesos mensuales, aún queda un 35% de morosos. Sin embargo, respecto al aumento que producirá el cobro por débito, Marrelli dijo: "no tengo ese número".

Comentá la nota