¡Estás igual!.

El Globo cambió algunas figuritas, pero la esencia sigue: pese al empate ante la Reserva de Boca, hubo tiki-tiki.
No todo cambió mucho. Ese es el slogan que mejor le cae a este equipo. La primera práctica de fútbol para visualizar a este nuevo Globo ya sin Pastore, Arano y Nieto, pero con algunos nombres de estreno, dejó un saldo positivo. No se pueden sacar juicios determinantes por esta prueba, pero el alma mater del cappismo, que pregona siempre el juego asociado, el toque corto y el "salir para entrar", está intacta. ¿Por qué? Porque las piezas del rompecabezas pueden cambiar y la magia de Pastore puede haber abandonado Parque Patricios, aunque parece que las intenciones serán las mismas. En 45 minutos de fútbol, no hubo muchas situaciones de riesgo aunque el partido tuvo una interesante dinámica. El ensayo le sirvió a Angelito para observar en la defensa a Kevin Cura como marcador central en buen nivel (luego pasó de 3, ya que Romero se retiró con una molestia en la ingle y en su lugar entró Filippetto) y a Araujo que pasó al ataque con criterio y mostró su mejor repertorio.

Sin embargo, la expectativa estaba puesta de mitad de cancha para adelante, en Trecco y Laurito. El primero fue de mayor a menor: se lo vio muy activo, incluso recuperando pelotas, mostrando algunas cositas cuando encaraba en velocidad y hasta pudo rematar al arco una vez. Se retrasó formando una especie de doble enganche con Defederico, que asumió un nuevo rol y se recostó mucho en las bandas con Alan Sánchez y Toranzo. ¿Y Laurito? Mucha potencia, pero la tuvo que luchar de más.

Al equipo le faltó gol y si no lo resuelve puede sufrir como en el Clausura. Pero la pelota sigue viajando por el suelo. Y está bien.

Comentá la nota