Estarían dispuestos a consensuar una ordenanza Asambleas flexibilizan su posición frente a las construcciones

Proponen consensuar la ordenanza que regule las construcciones, hasta que esté terminado el Plan de Ordenamiento Urbano en el Distrito. Pero no quieren dialogar con los constructores, sino con los concejales.
El Foro de Asambleas Vecinales por el Plan Urbano Ambiental se reunió esta semana con concejales y funcionarios del Departamento Ejecutivo. Tras plantearle sus inquietudes en torno al crecimiento indiscriminado de las construcciones, avanzaron en la posibilidad de consensuar una ordenanza que regule las obras.

El Foro, integrado por Quilmes Unido, Bernal Unido, los Vecinos Autoconvocados de Ezpeleta, los Vecinos de Smurfit Kappa, entre otros, expusieron largamente sus reclamos en torno a los problemas de infraestructura que están provocando la gran cantidad de nuevos habitantes en la zona céntrica.

Mario Sinisgalli, vocero de Quilmes Unido, expresó que fue una reunión interesante con los concejales y técnicos de la secretaría de Obras Públicas. Dejamos en claro que llevábamos la opinión de los vecinos avalada por 10 mil firmas, frente a unas voces que señalan que las asambleas no representamos a nadie. Esto no es así, sabemos que los representantes son los concejales, pero sí somos voceros de los vecinos .

Plantemos la problemática que viene afectándonos a los quilmeños, como consecuencia de las construcciones de edificios en forma desordenada. Y finalmente, desembocamos en la necesidad de consensuar un proyecto de ordenanza con el que bajó Obras Públicas al Deliberante. Si bien no estamos totalmente de acuerdo con ese proyecto, creemos que con algunas modificaciones que podemos proponer, podríamos acercarnos a un acuerdo o consenso con la situación .

ORDENANZA PROVISORIA

Obviamente siempre tenemos en mira el Plan de Ordenamiento Urbano Ambiental (POU), y esta ordenanza sólo pretendería tender un primer marco para el crecimiento de la ciudad, mientras que el POU se materializa. Podríamos consensuar una ordenanza que regule las construcciones hasta que el POU esté terminado, y entonces podamos planear el crecimiento de la ciudad en zonas no tan densamente pobladas .

Los inversores proponen cosas de máxima, y no quieren conciliar nada. Estamos en posiciones diametralmente opuestas, por eso no quisimos participar en la reunión con ellos. Pero si esperamos a que se termine de delinear el POU, mientras tanto los constructores volverán a construir sin límites y en cualquier lado. En ese caso, cuando terminemos el POU, será en vano, porque vamos a estar rodeados de edificios, y no el POU no sería más que una linda expresión de deseos .

Los inversores están preocupados por los 80 inmuebles que están construyendo nada más que en Quilmes. Les preocupa sus inversiones, y no quieren correr ningún riesgo profesional ni comercial, pero los riesgos lo estamos corriendo los vecinos, en nuestras propiedades que se devalúan cuando nos construyen un edificio al lado, y se colapsa nuestra calidad de vida .

Ayer estaba tomando un café en un barcito frente a la Plaza del Bicentenario, y era imposible estar en la vereda por el olor de la cloaca. Estas son cosas objetivas, que los constructores quieren ignorar, achacándole el problema a las empresas de servicios; pero estamos en la Argentina y tenemos que ver qué podemos hacer entre todos. Entiendo que la mayoría de ellos vive en countries y barrios cerrados, entonces qué les importa cómo se viva en Quilmes centro , concluyó.

Comentá la nota