Estaría más cerca un acuerdo con Marsans por Aerolíneas

Argentina compraría 35 aviones Airbus para saldar la puja con el grupo español.
A su regreso de Londres, la presidenta Cristina Kirchner tendría previsto anunciar el contrato de compra de 35 aviones Airbus para equipar a Aerolínas Argentinas. Ese contrato podría dar por concluido el prolongado conflicto entre la administración kirchnerista y Marsans, el grupo español que todavía es propietario de Aerolíneas y de Austral, pero cuyo control perdió a manos del Estado hace ya nueve meses.

Marsans demandó a la Argentina en el CIADI (tribunal arbitral del Banco Mundial) por la expropiación a pesar de que legalmente sigue sin concretarse. Ofreció desistir del juicio, a cambio del traspaso del contrato que firmó en 2007 con Airbus.

Fuentes del Gobierno cercanas a las negociaciones aseguraron a este diario que "está muy próximo un acuerdo con Airbus" (evitaron en todo momento mencionar a Marsans como parte interesada) y que el anuncio "está condicionado a la agenda de la Presidenta", que el fin de semana partirá hacia Qatar y Gran Bretaña. "Difícilmente haya algún anuncio sobre antes del lunes 6", agregaron las fuentes.

De esa manera, la ahora aerolínea estatal se comprometería a comprar 55 aviones Airbus y Embraer, a través de acuerdos que exceden la pura estrategia aerocomercial. En el caso de Embraer, la compra de 20 aeronaves para 100 pasajeros es la contraparte de la radicación de una fábrica de Embraer en el Area Material Córdoba.

La compra de los 35 Airbus es una señal sobre todo hacia el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En su única visita como presidenta a Madrid, Cristina debió escuchar decir al mandatario español que los dos gobiernos estaban 99% de acuerdo en todo, "excepto en Aerolíneas Argentinas".

Poco antes de la estatización, a fines de 2007, Marsans había suscripto con Airbus un compromiso de compra de 63 aviones, por 7.000 millones de dólares. Los dueños de Marsans, Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, aseguraban que la mitad de esos aviones eran para Aerolíneas y Austral. Pero en julio, abrumada por las pérdidas operativas (y las medidas de fuerza gremiales) Marsans dejó de pagar los sueldos. El Gobierno intervino las dos líneas aéreas.

Tras meses de negociaciones infructuosas, cargadas de reproches mutuos, a fines de diciembre el Congreso votó la expropiación de Aerolíneas y Austral, y Marsans presentó su demanda ante el CIADI. Pero en forma reservada, Díaz Ferrán y Pascual propusieron al ministro Julio De Vido el traspaso del contrato con Airbus. En febrero, el Secretario de Transportes, Ricardo Jaime, viajó a España para negociar la compra, que se trabó ante la falta de un agente financiero. En estas horas, tras activas gestiones ante funcionarios del Gobierno español, el embajador argentino en España, Carlos Bettini, habría comunicado al Gobierno que ya se cuenta con un agente financiero, para solventar una compra que costaría no menos de 2.000 millones de dólares, a pagar entre 10 y 15 años.

Comentá la nota