La estanflación y el deterioro de inversiones, entre los desafíos para Boudou

Consultados por lanacion.com, economistas afirmaron que con Moreno en el Gobierno, se buscará "maquillar" una solución en el Indec; advirtieron sobre el escenario de recesión e inflación que deberá manejar el próximo ministro de Economía; la visión desde Wall Street
Para algunos especialistas, la llegada de Amado Boudou al Ministerio de Economía no impulsará cambios en la gestión, por lo que el escenario de "estanflación se profundizará", mientras que para otros, la clave será hacer frente al "fuerte deterioro de las inversiones" que comenzó con la crisis del campo y al ajuste fiscal que se viene.

Así lo aseguraron algunos economistas consultados por lanacion.com sobre cuáles serán los desafíos que deberá enfrentar la nueva gestión al frente del Palacio de Hacienda que reemplazará al saliente Carlos Fernández.

"Como primera reflexión, todavía es muy temprano para afirmar que vaya a haber un cambio de política", señaló a este medio Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica. Luego enumeró los principales desafíos de la nueva conducción en Economía: "Inflación, deterioro fiscal y de las inversiones".

"Creo que el Gobierno ha trabajado bien poco desde su propio comienzo", agregó y estimó que es fundamental dar una señal en todo lo referente al manejo de expectativas. "La crisis internacional llegó a la Argentina en el momento en el que acelera la inflación, aumenta la pobreza y se da un fuerte deterioro de las inversiones por la crisis con el campo", dijo.

"Llama la atención que un gobierno progresista elija a un economista del CEMA", indicó irónicamente a lanacion.com el profesor de la UBA y coordinador de Buenos Aires City, Nicolás Salvatore. "Ellos criticaron a [Domingo] Cavallo por derecha por ser desprolijo contra el gasto. Se nota que el Gobierno ha perdido totalmente el rumbo", completó.

"En realidad, Boudou ya estaba en la mesa chica de las decisiones. Lo que hizo el Gobierno es transparentar esto", afirmó. "No ha habido ningún cambio de fondo. El ministro de Economía sigue siendo [Néstor] Kirchner", completó.

"Vamos hacia la misma política económica", reflexionó Salvatore y sostuvo que con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, dentro del Gobierno intentarán "maquillar" una solución en el Indec.

"El escenario macro para 2009 es el escenario de estanflación en el que ya estamos. La recesión será profundizada por el ajuste fiscal que viene. Además, se desacelerará la obra pública después de la elecciones. Insólitamente, habrá una política procíclica en recesión", indicó.

En sintonía, el economista de la Universidad de San Martín Enrique Dentice dijo a lanacion.com que existen tres frentes que deberá sortear el Gobierno, aunque estimó fundamental la "normalización de la informacion".

"En primer lugar, hay que tratar de poner en línea los ingresos con el gasto, un ajuste fiscal. El segundo paso tiene que ver con el año próximo y la manera en cómo se normalizará la situación con los organismos internacionales", enumeró.

Por último, incluyó otra preocupación que se instaló con fuerza en los últimos días: Va a haber que manejar con mucha sintonía el tema de la recaudación. La gripe A acentúa el problema de recaudación de la economía. El nivel de actividad va a resentirse sobre los impuestos", opinó.

Decepción en Wall Street

Los cambios en el gabinete nacional, y más específicamente en el Ministerio de Economía, en el que asumirá Amado Boudou, mantienen el pesimismo y la indiferencia reinantes en Wall Street hacia la Argentina. Desde Nueva York, el analista de Eurasia Group Daniel Kerner explicó a lanacion.com que los inversores de Wall Street continúan fundamentalmente enfocados en la crisis económica internacional que golpea a su país. "En general el interés está más bien puesto en lo macro y en la economía mundial y menos lo que ocurre en los países de la región", estimó el analista. "Además, la Argentina ha caído bastante en el interés en América latina en detrimento de otros países después de tantos años de desilusiones", agregó. Kerner estimó que la derrota del oficialismo fue vista como "positiva" por los inversores, porque la debilidad del Gobierno podría llevar a un cambio de rumbo económico. "No esperaba grandes cambios en el gabinete, a mí no me sorprendieron los nombres", afirmó el especialista en la región. "Esto confirma que no va a haber ningún cambio y que se va a seguir por el mismo camino", señaló cuando se le preguntó por la permanencia del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. "Todo seguirá sin cambios. Obviamente, esto sólo refuerza una visión más pesimista de la economía argentina", concluyó.

Comentá la nota