Se estancó el crédito para las pymes a pesar de la baja de tasas que impulsó el Gobierno

Se estancó el crédito para las pymes a pesar de la baja de tasas que impulsó el Gobierno
El esfuerzo de los bancos, a solo días de las elecciones, no tuvo ningún efecto sobre la demanda de préstamos para las empresas. Eran las únicas líneas que crecían en el sistema
La presión que hizo el Gobierno sobre algunos bancos, a sólo una semana de las elecciones, para que bajaran fuertemente las tasas en el crédito a pymes, no parece haber logrado ni el más mínimo efecto "reactivador". Las últimas cifras actualizadas por el Banco Central revelaron que, durante julio, las líneas que en las entidades destinan a las empresas se estancaron por primera vez en ocho meses, y dejaron de ser las únicas sobrevivientes con cierto avance en el sistema financiero local. El fenómeno no hace más que profundizar aún más el congelamiento que ya se percibía, desde noviembre pasado, en los préstamos para individuos.

Según el Central, la evolución del crédito a empresas del sector privado, en pesos, tuvo un saldo neutro entre el 30 de junio y el 31 de julio pasado: el stock total de adelantos y documentos no se movió de los $ 38.000 millones, e inclusive arrojó una baja bastante sugestiva desde mediados del mes pasado, de casi $ 900 millones. El gran impacto estuvo dado por el retroceso en los "adelantos de cuenta corriente" (en general, los más activos): de $ 134 millones en los últimos 30 días, y de $ 1.200 millones en las últimas dos semanas.

El dato puede llamar aún más la atención si se considera que, en la semana anterior a las elecciones legislativas, los bancos habían salido a difundir masivamente un crédito exclusivo para pequeñas y medianas empresas: en pesos, a una tasa fija del 14% y a doce meses de plazo, que tendría vigencia hasta el 31 de julio. "A ese nivel de tasas no ganamos nada, pero tratamos de hacerlo para que puedan tomar préstamos las empresas", había reconocido en esos días a este diario el gerente de un banco privado local. La oferta que instaló el Gobierno con fines electorales ya terminó; pero los resultados, sin embargo, nunca se vieron.

De todos modos, los bancos tuvieron un mejor julio en los números de sus depósitos, que mostraron el primer avance en cuatro meses, con un crecimiento de $ 1.450 millones en los que son en pesos y tienen como destino el sector privado.

Esta recuperación en el fondeo arrojó, además, un indicio de "estiramiento" en los vencimientos, que los bancos no percibían desde hace tiempo, y que para algunos puede servir para entusiasmarse –al menos para quienes quieran ser optimistas– con ese sueño utópico del financiamiento a mediano o largo plazo en el país. Dos de cada tres pesos que recuperaron los bancos en este último mes fueron depositados a plazos de entre 60 y 180 días (unos $ 970 millones), por la gran participación de inversores mayoristas. "Hace dos semanas que estamos tomando más ahorros del segmento retail. Pero la suba en el plazo no es por el retail, sino por depositantes mayoristas, como la ANSeS o compañías de seguros, que cuando ven que la situación se tranquiliza colocan a largo plazo para asegurarse rendimientos más altos", comentó el gerente financiero de un banco extranjero radicado en el país. En las cifras del Central se ve que los depósitos mayores al millón de pesos aumentaron en unos $ 700 millones en julio.

Todo indica que las perspectivas no son demasiado alentadoras en términos de oferta crediticia para los próximos meses, si se considera la fuerte caída que en estos últimos días se conocieron sobre las fuentes de financiamiento que usan los propios bancos para volcar nuevos préstamos. En los primeros siete meses del año, los fideicomisos cayeron prácticamente a la mitad en relación con igual período del año pasado.

La contracción en el crédito bancario se suma, también, a la mala performance que está mostrando el financiamiento corporativo a través de la Bolsa. Según el Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), el crédito para las grandes y pequeñas compañías cayó un 20% en el primer semestre respecto de igual período de 2008.

Comentá la nota