Estancieros pedirán por seguridad jurídica

Lo resolvió un nutrido grupo de ganaderos que se reunió en Aluminé.

Dicen que la confluencia de participantes fue histórica y que no tiene antecedentes.

"La Justicia y la fuerza de seguridad es poco lo que pueden hacer cuando están afectadas por decisiones políticas que no conducen a soluciones definitivas y en consecuencia, toda una región vive hoy la inseguridad jurídica".

Así lo manifestó ayer el empresario Carlos Natalio Sapag al referirse a la convocatoria de productores, comerciantes y asociaciones de localidades de la provincia que se dieron cita en Aluminé tras las usurpaciones en campos privados y terrenos adjudicados en la región.

"No puede ser que no se mensuren las tierras de las comunidades, que se deje indefensa a toda una región no sólo por la falta de policía, sino también por falta de medidas que pongan fin a este conflicto", aseguró el empresario.

"Hoy a pesar de contar con un título de propiedad no hay garantías de la Justicia y de la Constitución sobre el derecho a la propiedad privada", concluyó.

En tanto, Habib Fiad adjudicatario de la localidad de Aluminé calificó a la reunión de "histórica" e indicó que "no tiene precedente en la provincia". Recordó que surgió de productores y adjudicatarios "que vivimos bajo amenaza permanente de tomas, tanto en campos privados como en los terrenos del ex campo Ayoso". "Los antecedente indican que gente de Aluminé traen personas de otras localidades de la provincia y de otras provincias también y amenazan la paz social del pueblo y la región", declaró.

El acuerdo alcanzado fue juntarse los productores y adjudicatarios para defender lo que consideran que por ley les corresponde a través de una presentación ante el Tribunal Superior de Justicia para exigir se garanticen los derechos a la propiedad.

«No fue una convocatoria política, sino respecto a la constitución nacional, las instituciones de justicia y seguridad pública, y respecto a la defensa de la soberanía nacional», aseguraron las fuentes consultadas.

La falta de seguridad en los productores, estancieros y comerciantes fue manifestada en la reunión y coincidieron en la necesidad de mensurar las tierras fiscales y de comuneros para definir el derecho a la propiedad privada de cada uno.

"Las tierras fiscales o derechos adquiridos deben definirse en plazos breves para la seguridad de la región", coincidieron las voces.

Siete localidades

La convocatoria que tuvo lugar en el salón municipal de Aluminé superó las 400 personas y participaron varios sectores de la región en representación de la producción, minería, comercio, turismo y otras asociaciones de Aluminé, Villa Pehuenia, Villa La Angostura, Zapala, Junín de los Andes, Chos Malal y Plottier.

Comenzó alrededor de las 18 horas con la presencia de productores, estancieros, adjudicatarios, Cámara de Comercio, además de los intendentes de Aluminé y Villa Pehuenia que una vez repleto el salón entonaron el Himno Nacional Argentino. Se leyó la única adhesión escrita por parte del diputado electo nacional Horacio Pechi Quiroga y los vecinos reclamaron la presencia de los concejales de Aluminé de la concertación que "mientras ellos están de weekend en Mar del Plata la ciudad se enciende en llamas", declaró Habib Fiad.

Latifundistas

Tras la toma en Quillén el empresario Carlos Natalio Sapag manifestó en diálogo con este diario que la situación que vive la provincia con respecto a las comunidades mapuches es de cuestión ideológica. Sostuvo que le llamaba la atención que nunca se haya dicho las propiedades que tienen las comunidades mapuches de Neuquén. Aseguró que son el mayor latifundista con casi un millón y medio de hectáreas de su propiedad y mencionó las costas del perilago Lácar en San Martín de los Andes, son de la Comunidad Curruhuinca y tienen 10 mil hectáreas que valen 300 millones de dólares. Desde Aluminé a Pino Hachado por Moquehue, la mayor parte de toda esa costa del río es propiedad de las comunidades mapuches.

Comentá la nota