Están todas las cartas echadas, se larga la campaña en serio

Están todas las cartas echadas, se larga la campaña en serio
Ya se conocen las listas de las distintas fuerzas políticas que, por la vía de acuerdos, frentes o alianzas electorales –algunos partidos se inscribieron sin socios- dirimirán las elecciones legislativas del 28 de junio próximo.

CAPITAL FEDERAL, Mayo 10 (Por Pedro Noel Romero, corresponsal de Agencia NOVA en Casa Rosada) Ya se conocen las listas de las distintas fuerzas políticas que, por la vía de acuerdos, frentes o alianzas electorales –algunos partidos se inscribieron sin socios- dirimirán las elecciones legislativas del 28 de junio próximo.

Es decir que ya están todas las cartas echadas y a partir del lunes se largará la campaña en serio, más allá de que Francisco De Narváez comenzó seis meses atrás su parafernalia y obscena búsqueda de inserción en los medios, y hace tres meses comenzó a hacer lo mismo Néstor Kirchner.

El ex presidente, finalmente, presentó su candidatura y el primer lugar de una lista en la que lo secunda Daniel Scioli.

Cuarenta y cinco intendentes dieron el sí al Frente para la Victoria para someterse a la voluntad del electorado bonaerense por la vía de candidaturas testimoniales. Entre estos, al final, el gobernador Scioli convenció al jefe comunal marplatense Gustavo Pulti, quien junto a Pablo Bruera (La Plata) y el bahiense Cristian Breitenstein recibieron una presión enorme para que aceptaran las candidaturas testimoniales.

No fue la única sorpresa la de Pulti, porque también la boxeadora Marcela "Tigresa" Acuña aceptó la propuesta del intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, para ser candidata a concejal por el PJ-Frente para la Victoria de ese distrito. No fue sorpresiva la confirmación de Carlos Heller a la cabeza de la lista del Frente para la Victoria en territorio porteño porque se había cerrado el acuerdo el último miércoles por la noche, pero llama la atención que el PJ no haya podido encontrar una cabeza de lista propia, bah… En realidad, tras los continuos fracasos electorales del ex jefe de Gabinete Alberto Fernández no deberíamos sorprendernos por el pobre panorama que exhibe el peronismo de una ciudad que hoy está en manos de Mauricio Macri.

En la mañana de este domingo uno escuchaba los distintos panoramas informativos de las radios. Llamaba la atención la insistente referencia del noticiero de Radio Mitre (Grupo Clarín) a que la presentación de Kirchner a la cabeza de la lista en desmedro de Daniel Scioli restará posibilidades al oficialismo en la Provincia, cuando la semana pasada, en una producción del gran diario argentino (domingo 3 de marzo: "El kirchnerismo, en el sube y baja que marcan las encuestas"), se publicó un sondeo exclusivo de ese medio que señalaba que Kirchner-Scioli tenían un piso de 31,60 por ciento con un techo (proyección de indecisos) del 40 por ciento.

"En la fórmula con proyección de indecisos, Kirchner logra el mejor resultado: saca 40 puntos, contra 28,8 de la lista de PJ disidente y el 16,9 de la Coalición Cívica", señaló ese diario.

Ese porcentaje, que para Clarín es el techo de la fórmula, para Agencia NOVA, en realidad, representa el piso (leer panorama nacional del pasado domingo: "Hoy por hoy el kirchnerismo tiene un piso del 40 por ciento"; www.agencianova.com/nota.asp?n=2009_5_10&id=8469&id_tiponota=4), sencillamente porque el Grupo Clarín esconde esos 8-9 puntos según confiesan varios encuestadores en voz baja por la sencilla razón de que mientras no asome una instancia negociadora entre Gobierno y Héctor Magneto (Clarín) antes de los comicios, el diario y sus medios satélites van a insistir en tirar para abajo cualquier encuesta que llegue a la redacción de los hombres de Ernestina Herrera de Noble.

Clarín se cubre, de igual forma, con el reconocimiento de esa encuesta. Podrán afirmar después de los comicios del 28 de junio que "nosotros lo afirmamos" para aludir a ese supuesto techo del 40 por ciento. En Agencia NOVA podríamos remarcar que, a diferencia de ese grupo empresario, nosotros hablamos de un piso y no del techo en los sondeos.

Es que las plumas del gran diario argentino no son ingenuas. Ese porcentaje en la provincia de Buenos Aires le permitirá a Néstor Kirchner mantener la gobernabilidad sin sobresaltos y el ex mandatario y Scioli están asegurando el piso de 40 por ciento con 45 intendentes devenidos a candidatos testimoniales, más todo lo que significa para el electorado la comunión del gobernador bonaerense con el proyecto nacional y popular de los K, a tal punto que fue el primero en poner "la cabeza" para las testimoniales.

Por todo lo demás, poco resta por escribir. Por ejemplo, que entre las novedades que asoman en la actividad del gobierno nacional esta semana habrá que prestar atención a la reunión con la Mesa de Enlace agropecuario a la que convocó el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, a realizarse el martes a las 9 de la mañana, mientras que no será novedad que el Congreso Nacional permanecerá inactivo hasta los comicios.

No es que no nos interese la contienda electoral de los distritos provinciales, sólo que el carácter de elección nacional y de plebiscito a que el Gobierno obligó a considerar la misma sobrepasa hoy cualquier otro interés que pudiera tener el camino a las urnas en cada una de las provincias, al que iremos refiriéndonos en el transcurso de los días rumbo al 28 de junio.

Pero, a manera de adelanto de pronósticos, hoy por hoy (la campaña recién arrancará este lunes) el radicalismo puro es favorito en Mendoza, Catamarca y Corrientes, mientras que los radicales K puede ganar en Río Negro y Santiago del Estero. Ojo con Córdoba, porque a Luis Juez lo infla de forma permanente el Grupo Clarín (La Voz del Interior es de ese grupo), y la UCR estaría en condiciones de provocar un batacazo producto del orgullo partidario que volvió a aflorar tras el fallecimiento de Raúl Alfonsín, y porque con Juez hay un reto "a muerte" en las urnas por las barbaridades que dijo y dice el contador de cuentos sobre la UCR.

En la Provincia también sobrevuela el efecto Raúl Alfonsín, pero la sociedad con Julio Cobos vuelve a dejar a la UCR con sus mejores cartas (Margarita Stolbizer, más allá de su actual pertenencia a la Coalición Cívica, y Ricardo Alfonsín) como quedó el radicalismo después de la gestión presidencial 1983-’89: siempre preso del oficialismo de turno, a mitad de camino.

Ejemplos sobran. Pacto de Olivos 1994, Fernando De la Rúa con Domingo Cavallo como ministro de economía, Roberto Lavagna en una fórmula con Gerardo Morales en 2007 cuando con toda la anticipación del caso advertimos que el ex ministro de Eduardo Duhalde y Kirchner venía a dividir el voto opositor para asegurar el camino de Cristina Fernández de Kirchner a la presidencia. Hasta adelantamos el porcentaje (45 por ciento; finalmente fue del 46,60).

Esta vez decimos lo mismo de Cobos. Es vicepresidente de la Nación y titular del Senado. Confunde. No a los radicales que para autoconvercerse de lo imposible siempre son aplicados. Confunde al electorado independiente. El vice de Cristina K es funcional al Gobierno. Terminó poniendo la firma a cada uno de los proyectos del oficialismo en el Congreso, de los cuales la oposición renegó (AFJP, Aerolíneas, Movilidad de los Haberes Jubilatorios y van…).

Pero los radicales siguen empeñados en dormir con el enemigo y junto a la Coalición Cívica deberán medir fuerzas con Francisco De Narváez, que está bajo la lupa de la Justicia por comunicaciones telefónicas que partieron de un celular de su propiedad a Mario Segovia, considerado el "rey de la efedrina", también involucrado en tráfico de cocaína, robos, piratería del asfalto y pornografía infantil.

Justo De Narváez, que dice tener un plan de seguridad que nunca exhibe. (www.agencianova.com)

Comentá la nota