Están en riesgo el Teatro Colón y el centro histórico porteño

Fueron incluidos en una lista de 93 sitios culturales en peligro, que realiza una ONG
NUEVA YORK.- En un esfuerzo por crear conciencia acerca de la necesidad de preservar el patrimonio cultural local, el centro histórico de Buenos Aires y el Teatro Colón fueron incluidos ayer en la lista de sitios en peligro alrededor del mundo, que anualmente confecciona la organización sin fines de lucro World Monuments Fund.

"Creemos que es importante aumentar la presión internacional para proteger estos lugares en Buenos Aires, que tienen un valor único dentro del tejido histórico de la ciudad. El Teatro Colón, además, representa una joya arquitectónica del más alto nivel artístico mundial", explicó a LA NACION Bonnie Burnham, presidenta del World Monuments Fund (WMF), que este año seleccionó 93 sitios en riesgo en 47 países.

Entre ellos, sobresalen algunos lugares famosos, como el complejo arqueológico de Machu Picchu, en Perú; el templo de la Sagrada Familia, en Barcelona; los paisajes históricos de Sevilla y Toledo, y la ruta de Santiago de Compostela, todos en España; el minarete Al Hadba de Mosul, en Irak; el pueblo de Taos, en Estados Unidos, y las machiyas, tradicionales casas adosadas de Kyoto, Japón. También, sitios como el monasterio de Phajoding, en las montañas del Himalaya de Bután, y los castillos en el desierto de Khorezm, en Uzbekistán.

"La lista incluye tajantes ejemplos de la necesidad de hacer confluir diversos sectores -económico, ambiental, histórico y social- cuando hacemos planes que nos afectarán a todos", destacó Burnham.

La misión es preservar

Fundado en 1965 con la misión de preservar el patrimonio cultural mundial, el WMF recibe todos los años centenares de nominaciones de parte de gobiernos, organizaciones no gubernamentales, profesionales de la conservación o simplemente personas preocupadas por el deterioro de monumentos. Luego, un panel de expertos internacionales selecciona la lista definitiva siguiendo cuatro criterios: su significado patrimonial, la urgencia de la situación, la viabilidad de las acciones de conservación propuestas y la relevancia dentro del legado cultural mundial.

Desde que lanzó su lista de alerta anual, en 1996, el fondo protegió más de 630 sitios en 125 países, aportó más de 50 millones de dólares de sus filantrópicas arcas y consiguió más de 150 millones de dólares adicionales de otras fuentes privadas para proyectos de preservación. De la Argentina, ya habían sido destacados la sinagoga Brener, en Moisés Ville (2008); las misiones jesuíticas, en la provincia de Misiones (2004); el presidio de Ushuaia (1998), y las ruinas de San Ignacio de Miní (1996).

Para las incorporaciones porteñas de este año, las nominaciones corrieron por parte de la asociación civil Basta de Demoler, en el caso del centro histórico de Buenos Aires, y de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y la Comisión de Defensa del Teatro Colón en el otro.

"Nos parece clave que la sociedad civil se involucre más en el debate sobre la necesidad de conservar el legado arquitectónico. El proceso de renovación del Teatro Colón estuvo descontrolado y quedó estancado por demasiado tiempo. Hay que aumentar la presión sobre el gobierno para asegurar que se encamine de nuevo", apuntó Burnham.

A los sitios seleccionados se les abre ahora la puerta para recibir del WMF asistencia técnica y financiera."No todos los sitos en la lista se encuentran en riesgo inminente. Muchos se enfrentan a retos que ofrecen la oportunidad de generar diálogo para la toma de decisiones ahora y evitar problemas en el futuro", indicó Erica Avrami, directora de Investigación y Educación del fondo.

Por su parte, Norma Barbacci, que dirige el programa de América latina, explicó que en todos los países de la región se requiere un mayor compromiso del sector privado en los proyectos de conservación.

"El problema general es que no existen incentivos fiscales para que las empresas se sumen a estos esfuerzos", dijo Barbacci, quien señaló como ejemplo exitoso de cooperación el proyecto de recuperación del centro histórico de la ciudad de México.

Comentá la nota