"Estamos protagonizando otro cruce de los Andes"

Cristina Kirchner consideró "históricos" los acuerdos con Bachelet
SANTIAGO, Chile.- Inmortalizados en un fresco que se extendía como telón de fondo del atril presidencial, José de San Martín y Bernardo de O´Higgins atestiguaban la secuencia. "Estamos protagonizando otro cruce de los Andes", dijo Cristina Kirchner, bajo la atenta mirada de su par trasandina, Michelle Bachelet. "Aquel cruce selló la libertad. Este quiere sellar la igualdad de nuestros pueblos y va a permitir una mayor independencia económica", completó.

Con esas palabras, pronunciadas en la comuna de Maipú, donde los libertadores se impusieron sobre las tropas realistas el 5 de abril de 1818, la Presidenta dio por cumplido el objetivo de su visita de Estado a esta capital, que finalizó ayer: la Argentina y Chile relanzaron su vínculo bilateral a partir de la firma de un tratado de integración y cooperación económica que funcionará como el marco jurídico para la relación.

El documento incluye la adopción de compromisos por parte de las dos naciones para avanzar con obras de infraestructura por más de 4000 millones de dólares, coordinación de políticas migratorias y una apuesta para lograr la libre circulación de personas entre ambas fronteras.

"Es un acuerdo histórico que aborda dos temas clave para la integración: el paso de Aguas Negras y el ferrocarril trasandino", dijo la presidenta Kirchner a la prensa.

El trasandino central es un tren que permitirá descongestionar los pasos fronterizos de camiones de carga. Tendrá un costo estimado en 3500 millones de dólares. El túnel de Aguas Negras, que une San Juan con La Serena, requerirá de una inversión de 800 millones de dólares.

Si bien Maipú fue el centro de la actividad presidencial, la agenda oficial se inició temprano con una visita al Congreso y a la Corte Suprema. La jefa del Estado evitó contactarse con los candidatos presidenciales para las elecciones de diciembre. "Tengo mis preferencias, pero debo permanecer equidistante", se justificó.

Luego del acto en el que se firmó el tratado, el embajador argentino, Ginés González García, ofreció para las presidentas y sus comitivas un almuerzo de honor en Santiago. Además de saborear una humita norteña y un lomo envuelto en jamón serrano, los convidados hablaron de inversiones y negocios.

La gestión del director técnico de la selección chilena de fútbol, el argentino Marcelo Bielsa, se coló en todos los contactos de Cristina Kirchner en Chile. "Aquí le reconocen su tarea. En la Argentina, era muy maltratado, no por la sociedad, sino por las empresas mediáticas", dijo la Presidenta. Bielsa fue, en la oratoria presidencial, un vehículo perfecto para criticar el papel de los medios. "Esto demuestra cómo muchas veces difiere la opinión publicada de la opinión pública", agregó.

Comentá la nota