"Estamos peor de lo que imaginamos"

El intelectual, ex senador y ex funcionario de De la Rúa, presentó un proyecto que busca cumplir metas de largo plazo y compromisos políticos.
Immanuel Kant, aquel viejo filósofo alemán que diera a la luz la crítica de la razón pura, entre muchas otras y profundas corrientes filosóficas, separaba las cosas entre el "ser" y el "deber ser". Ayer, Rodolfo Terragno, ex senador y un intelectual prolífico, vino a Santiago a presentar su proyecto 2010-2016, en una Argentina cargada de urgencias y más proclive a regirse por el "ser" que por el "deber ser". El proyecto de Terragno apunta a lo segundo. Busca sumar a todos los sectores políticos que considere necesario, para acordar ciertos puntos que son condicionantes para el desarrollo económico, social y para la gobernabilidad. Es un plan a 6 años.

"No es un plan cerrado", dirá el ex jefe de Gabinete de Fernando de la Rúa, quien también lanzó algunas frases como para mostrar lo que piensa de ciertos temas actuales y candentes como la pobreza, la ley de Medios y la institucionalidad del país. Los planteos del hombre de la UCR apuntan a elevar la exigencia educativa, a un mayor desarrollo económico con metas que aspiran a un crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), a mejorar las inversiones en energía destinando un 2% del PBI por año, o sea la friolera de U$S6400 millones entre el sector público y el privado; "pero eso sólo se puede hacer si hay garantías de que el Gobierno que viene luego se comprometa a respetar.

Estamos mucho peor de lo que imaginamos y tenemos más facilidades para salir de lo que creemos", señaló en un párrafo de su diálogo con EL LIBERAL. Lo hizo para marcar que pese a las urgencias del presente, el país y la situación económica tienen aún alternativas. Eso no le impidió lanzar algunos datos demoledores sobre el perfil económico y social actual, basados no en los datos del Indec ni en los de la Iglesia al hablar de la pobreza, sino tomando como referencia a la Ocde (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) europea y de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

Ranking

En este sentido dijo que sobre 67 países, la Argentina ocupa el lugar 64, medido por el conocimiento que los chicos de 15 años tienen en Matemática y Ciencias. Luego agregó: "La pobreza es mucha y más grave de lo que imaginamos". Acotó: "El gasto per cápita en salud pública es inferior al de Malta, la desnutrición es igual a la de Túnez y distintos indicadores como esperanza de vida al nacer son inferiores a los de Albania. Hay más asesinatos que en Kenia o Burkina Faso", indicó.

El ex senador se mostró contrario a las falsas opciones y dicotomías que cada tanto se plantean en nuestro país como por ejemplo la del campo o industria o la de patrones u obreros. "El desarrollo es integral, productivo, el campo y la industria se necesitan, también debe haber acuerdos mínimos con los sectores del trabajo". Es que ésa es la base de la idea de Terragno. Conciliar, salvando diferencias. Más de una vez dirá: "Pertenezco a la UCR", pero ello no le quita la perspectiva de participar de su plan a otros sectores como lo vino haciendo en las últimas semanas.

-¿Cómo ve usted -preguntó EL LIBERAL-la calidad institucional del país teniendo en cuenta que aún falta un tiempo para que este Gobierno termine su mandato?

"Creo que el mandato va a terminar normalmente en la fecha prevista", indicó, para luego marcar algunas reservas. "La calidad institucional es inferior a la requerida, no es que esté comprometida. El hecho que una norma tan importante como la Ley de Radiodifusión se trate en tiempo récord, afecta la institucionalidad", puntualizó. Agregó al respecto: "La estabilidad legal es más importante que la celeridad legal. Cuando se pretende regular una materia tan importante a las apuradas, no es buen signo de calidad institucional. Si los plazos no están regidos por calidad institucional sino por criterios políticos, no es lo adecuado", señaló. Enunciando de vuelta a Kant, entre el ser y el deber ser hay una brecha importante. Aquí prevalece más el primero que el segundo enunciado. Más aun en un país que no sabe de intermedios, sino de reacciones y actitudes a menudo viscerales. En criollo se dice que "del dicho al hecho, hay un largo trecho". Es el que el plan de Terragno comenzó a recorrer.

Comentá la nota