"Estamos lejos de estar tranquilos con el dengue"

El funcionario advirtió que no es tiempo de relajarse y que la población no debe bajar los brazos. Analizan si hay que repetir las fumigaciones.
¿Cuál es la situación epidemiológica de Córdoba hoy con respecto al dengue? ¿Ya pasó lo peor, como dijeron algunos médicos la semana pasada?

–No, todo lo contrario. Ni siquiera podemos decir que la situación esté amesetada. En los próximos días se va a seguir incrementando el número de enfermos que consultan por sospechas de dengue y, por lo tanto, también los casos de dengue. Además, hay que redoblar los esfuerzos para que la población intensifique las medidas preventivas y no baje los brazos.

–El jueves pasado fue el día en que el Hospital Rawson detectó 34 casos, el mayor número hasta ahora.

–Sí, y como el Rawson está concentrando las consultas, es un indicador de que hay que seguir esperando un incremento de casos para los próximos días. Estamos muy lejos de poder quedarnos tranquilos. Y si nos relajamos, la situación va a empeorar y vamos a tardar más en contener el brote. En los países donde hay brotes grandes se espera al menos entre tres y cinco semanas epidemiológicas para hablar de un descenso sostenido de casos, y recién ahí se puede hablar de que un brote ha cedido. Hacerlo antes sería imprudente.

–¿Qué tiene que hacer la población hoy?

–Evitar las picaduras de mosquitos por medio de las medidas de prevención que son usar ropa que cubra brazos y piernas, poner mosquiteros y emplear repelentes en forma adecuada. Y junto con eso, eliminar de las viviendas todos los recipientes que puedan ser criaderos de mosquitos en los domicilios y tapar los tanques de agua que estén destapados.

–¿Las fumigaciones concluyen ahora?

–En función de cómo siga el clima y la temperatura, que nos viene jugando en contra, no descartamos que se haga una refumigación en Córdoba, 10 días después de terminar la que se está haciendo ahora.

–¿Cómo es la respuesta de la población a las acciones recomendadas?

–Hay una masa importante de gente que se ha movilizado. Si no hubiera sido así, al ser Córdoba el embudo del norte del país, hoy en vez de tener 109 casos de dengue confirmados, tendríamos varios miles. Las acciones oportunas planteadas desde Salud movilizaron a la sociedad. Por eso hoy no somos Catamarca, Chaco o Salta.

–De acuerdo con los últimos datos, ¿cuáles son hoy las "zonas rojas" del dengue en Córdoba?

–La Capital, y dentro de ella, Villa El Libertador, Argüello, General Bustos y San Vicente. Pero ningún barrio está libre de riesgo. Y en el interior, Punilla y Colón son los departamentos más complicados. Pero también tenemos la situación de departamentos donde surgieron casos vinculados a trabajadores golondrina que vienen del norte.

–¿Qué acciones siguen ahora en la provincia?

–Lo grueso que había que hacer ya lo pusimos en marcha; la estructura asistencial está preparada; dimos una respuesta rápida y eficiente para la atención de los casos febriles, y hay un plan de contingencia en hospitales por si el brote se desborda. Hasta ahora logramos ir un paso adelante, y queremos seguir con las acciones y la prevención.

–Usted anticipó que va a mandar una "ley dengue"a la Legislatura.

–Sí, pero la vamos a enviar a la Legislatura recién cuando pase el brote. Pero hay dos cosas que están decididas que se van a hacer a mediano plazo. Una es un estudio de prevalencia en la población para saber con certeza qué alcance tuvo este brote en Córdoba. Y la otra es un estudio periódico de la presencia del mosquito Aedes Aegypti en Córdoba.

–¿De dónde están saliendo los fondos para las acciones contra el dengue?

–No salen del presupuesto del Ministerio, sino de una cuenta separada del Tesoro de la Provincia. Y la Nación aportó 500 mil pesos para pagar a los brigadistas, en cuotas que llegaron en forma rigurosa.

–¿Va a haber más fondos de la Nación?

–No lo sé.

–¿Cree que seria útil declarar la emergencia sanitaria nacional?

–Hubiera sido muy útil declararla en enero pasado, cuando este tema se ocultaba y ya había explotado en Bolivia. Y es elemental que a nivel nacional se debería haber hecho una reunión de urgencia, para plantear el panorama y las acciones en cada provincia.

–¿El Consejo Federal de Salud sigue sin convocarse?

–Sí, sigue sin llamarse.

–¿Qué piensa de eso?

–Que es un error. Sería muy útil esa reunión, porque a diferencia de lo que pasa en Centroamérica, nosotros vamos a tener tres o cuatro meses para instrumentar medidas. En Córdoba ya estamos pensando en el mediano plazo, pero sería imprescindible que se pensara en un paquete de medidas conjuntas del país, para aprovechar los meses de relativa calma del invierno.

Comentá la nota