"Estamos empobrecidos y atrasados"

Naldo Labrín fue varias veces secretario de Cultura. Creó y dirigió la orquesta sinfónica de Neuquén. Recorrió América y buena parte del mundo con Sanampay. Siempre ha militado en el MPN. En una larga charla, a pocos días de haber dirigido la Orquesta Sinfónica de Guatemala, cuentas sus experiencias, anuncia dos mega-espectáculos para diciembre, y se permite tocar el tema político y asegurar que una nueva generación renovará el partido provincial.
¿Cómo anduvo el trabajo en Guatemala?

Estuve un mes. Fui convocado por un evento que se hace una vez al año, que se llama la Fiesta de Octubre, que es el aniversario de la revolución guatemalteca. Dirigí la sinfónica de Guatemala, en el teatro Nacional de allá, que lleva el nombre de Miguel Ángel Asturias.

Es un complejo de nueve hectáreas en plena ciudad, donde se practican todas las actividades artísticas. El arquitecto que lo construyó vive allí, hace más de 20 años que lo está construyendo. Lo fue haciendo por etapas.

¿En qué contexto se presentó la orquesta?

El día 16 de octubre se hizo. Había dos fechas, pero como a Zelaya (presidente depuesto de Honduras) lo introdujeron en Honduras a través de Guatemala, en esos días se convirtió en un hervidero político, se suspendió el acto público y solo se hizo la Misa Campesina, de Mejías.

Encontré que el embajador argentino es un amigo mío, un hombre de Misiones, hijo de un general, Ernesto López, que es sociólogo. Un hombre muy inteligente, capaz, que estuvo muy contento de encontrarme allí, y convocó a todo el cuerpo diplomático al concierto. Dejó como saldo la invitación para ir el año que viene, el 9 de julio, y hacer estrictamente un programa argentino.

Me trataron muy bien, con mucha prensa, buena atención…mejor, para ser sincero, que lo que me tratan acá.

Cuando se vuelve, se tiene otra percepción, renovada del país, ¿no?

América en general tiene una serie de giros en común. Sacando Buenos Aires que es muy europea, tenemos que ver con el resto de América. Pero cuando uno toma distancia y piensa su lugar, se da cuenta de cuántas carencias hay, no solo la económica, sino la carencia de concepto, de modernidad. De entender que el mundo ha cambiado, que hay una serie de necesidades básicas para hoy en día, que la educación, la cultura y el deporte son elementos esenciales para una sociedad, un pueblo, y debe ser básico para la salud de los jóvenes. La barbaridad que se ha cometido con la juventud en el mundo es imparable, es un daño irreversible. En la Patagonia todavía estamos a salvo de algunas cosas, sería bueno que pudiéramos destinar recursos a estas cosas, porque el daño a la juventud es como el agujero de ozono, es mucho daño, y es urgente atenderlo.

Todos los días hay una tragedia educativa… ¿es la raíz de gran parte de nuestros problemas?

Sí. Además creo que tenemos un método obsoleto. Que haya una maestra con un pizarrón y una tiza, ante un chico que usa computadoras para recorrer el mundo, es contrastante, anacrónico. Los educadores necesitan además tener una educación muy especial. Se necesita educadores que enseñen sobre esa herramienta tecnológica, y que ayuden a hacer entender la diferencia entre el mundo real y el virtual.

Que me perdonen los maestros, pero es muy pobre el nivel de educación. A veces da la sensación de que la educación pasa por el tironeo entre el sindicato y el gobierno, una discusión donde no se habla de educación, concretamente.

A mí me preocupa mucho este tema, porque mientras sigamos con este loco tironeo no se va a poder empezar el asunto en serio. Hay que bajar una serie de intereses políticos sectoriales, y empezar a trabajar este tema de una manera distinta.

El niño está desprotegido, solo, se hace más fuerte aquellas palabras de Oscar Wilde, cuando dijo "tuve que interrumpir mi educación para ir a la escuela".

Se mueren referentes importantes de la cultura nacional, y es como que se termina una época y no se ha hecho nada para continuarla…

Es responsabilidad del gobierno nacional. Debería ser celoso cuidador del patrimonio cultural argentino, y difundirlo hasta ponerse pesado, para decirlo de manera exagerada. Un día Silvio Rodríguez me dijo "¿es cierto que en tu país hay un tema que dice la cara se la enharina, la sombra se la enarena?", y yo le dije que sí, que era la zamba La Pomeña, y entonces Silvio me dijo "debe ser un país muy culto el tuyo, porque ese es un verso de Francisco de Quevedo y Villegas".

Y eso se ha perdido. Estamos empobrecidos, atrasados. Me parece que es una responsabilidad de las administraciones nacionales.

¿Cómo ve la situación acá en Neuquén?

Igual. Hay intentos individuales, que creo que no están apuntando a una cuestión de envergadura, sino al pasatismo, hay pocos ejemplos de cosas importantes. Creo que forma parte de un todo.

Yo tengo un coro de 20 jóvenes…

¿Y cómo va eso?

Bien. Yo les doy canciones, y ellos me preguntan ¿qué es eso? Porque no conocen nada, o casi nada de los nuestro.

Ahora estoy preparando dos grandes espectáculos. El 11 de diciembre en el Español, con cuatro coros y una orquesta de cuerdas, donde vamos a hacer el Gloria de Vivaldi, gratis para todo el mundo que quiera ir. Y el 19 vamos a hacer en el Paseo de la Costa, con CORDINEU, un gran espectáculo dedicado a la Navidad, al aire libre. Vamos a tratar de hacer contenidos con las ideas de Jesús, buscando la cosa más profunda, las cosas esenciales de la condición humana. Eso va a ser el espectáculo, con algunas sorpresas muy lindas. Estará el Coral Neuquén que yo dirijo, y solistas como Miguel Angel Michelena, Marcelo Piñeyro, Marcela Caldironi…será un espectáculo grande, que quiere hacer esta entidad como cierre del año, una fiesta esperanzada, de vida.

La política siempre ha estado presente en su vida…

Siempre me interesó, más que nada desde el punto de vista filosófico. Una cosa es lo que se sueña, y otra la posibilidad de la concreción de esos sueños en la práctica política. Mucho más cuando la política ha pasado a ser una cuestión de mercado. Las ideologías han sido dejadas de lado, y todo forma parte de una cosa que es una masa informe….se piensa "estoy con este porque si llega me va a ir mejor…" y ese tipo de cosas…

Interesa estar con el que calculamos que va a ganar…

Hay una cosa que está de moda, que es decir que todo lo peor es del MPN, y todo lo mejor es de lo que está asomando. Pero todo lo nuevo ya está viejo, porque han tomado las peores metodologías, que incluso aplicó el propio MPN.

En realidad hay que ser sinceros, auténticos, y saber que no saldremos si no profundizamos la política como una actividad reivindicadora de la condición humana.

¿El MPN sigue siendo un partido que tiene la posibilidad de engrandecer la provincia?

El MPN hizo grande a la provincia, no es que tiene la posibilidad. Yo recuerdo muy bien cómo era Neuquén, todas las limitaciones que teníamos las familias humildes. Mi padre nunca hubiera permitido que nadie nos regale algo. Ahora, se elige lo que se quiere recibir. Eso de que los chicos tiren las viandas en las escuelas porque no es lo que quieren, me parece terrible. Y eso también es culpa del MPN…

Mansilla también dice que el MPN hizo grande a la provincia, pero que ahora ya no sirve…

El dice que quiere fundar un nuevo MPN. Pero no es del MPN. Está reconociendo que el partido hizo, y que ha sido importante. Tendría que venir, afiliarse al MPN, pero está mostrando la hilacha, el piensa en el bien de Mansilla. Como Mansilla en nuestro partido hay muchos. Capaces, tipos que trabajan para remontar lo mejor de nuestro partido.

¿Esa es la esperanza partidaria?

Yo creo que sí. No tienen el espacio, la posibilidad. Se necesita crear un espacio como cuando se creó el MAPO, y surgió gente muy capaz que todavía siguen siendo referentes, algunos incluso todavía son funcionarios. Hay mucha capacidad humana, hay que dejar de hablar de los personalismos, comenzar otra vez a hablar de la horizontalidad.

¿O sea, el MPN no se termina en Sapag y Sobisch?

No, por supuesto. Es obvio que Felipe Sapag es indiscutible, por ejemplo, cuando vino (el artista) Miguel Angel Estrella y lo primero que hizo fue ir a saludarlo, reconociéndolo como una hacedor. Y todos los demás, incluido Sobisch, han hecho su aporte a la provincia. Pero ahora es el momento de otra generación, no de jóvenes "yupies", hay jóvenes con genes del MPN, de familias que han procreado sus hijos militando en el MPN, y por ahí vendrá la renovación, lo aseguro.

Comentá la nota