“No estamos en condiciones de derrochar la basura”

Formación ambiental y ciudadana

Afirmó Horacio de Beláustegui –integrante de la Fundación Biosfera- en el marco del curso dictado el pasado viernes junto a Cáritas y organizaciones civiles. “No podemos tirar materia y energía, ni contaminar, que es lo que ocurre con rellenos sanitarios de nuestra provincia”, sostuvo.

Organizado por Cáritas Diócesis San Nicolás, se desarrolló días atrás en nuestra ciudad (el viernes 17) un nuevo Taller de Formación Ciudadana y Sensibilidad Ambiental a cargo de Fundación Biosfera, espacio en el cual se trataron temas vinculados a la contaminación ambiental y las vías de relación con el medio.

Entre los principales contenidos abordados, se encuentran el efecto de los particulados y los nitratos en el cuerpo humano, residuos sólidos urbanos y rellenos sanitarios.

La charla tuvo lugar en el Salón de los Constituyentes del Museo y Biblioteca de la Casa del Acuerdo en horas de la tarde.

Cáritas propuso, de este modo, un espacio de reflexión crítica sobre el presente y el futuro de la sociedad civil, promoviendo en el debate, la formación de una conciencia solidaria de co-responsabilidad ciudadana. El Taller fue dirigido a miembros de las organizaciones de la sociedad civil, funcionarios públicos, agentes parroquiales, vecinos de la zona sur y público en general.

Residuos sólidos urbanos

El curso de capacitación estuvo a cargo de Horacio de Beláustegui, integrante de la Fundación Biosfera, quien manifestó que el objetivo es “pensar juntos” acerca de diferentes temáticas que afectan a la comunidad nicoleña, entre ellas, los residuos sólidos urbanos.

Al respecto, De Beláustegui sostuvo que “cada ciudad o pueblo debe hacerse cargo de sus residuos de alguna manera. Estamos muy preocupados, hay asambleas regionales en la provincia de Buenos Aires sobre gestión sustentable de residuos. Cuando hablamos de la provincia de Buenos Aires –en materia ambiental- hablamos del ecosistema pampeano que no tiene límites administrativos ni políticos. Y toda acción que hagamos en uno u otro punto contaminando, se transmite a la zona, sea por agua, suelo o aire. Estamos realmente muy sensibles a la solución en la gestión de residuos sólidos urbanos”.

Reciclar

Asimismo, remarcó que generalmente se hace mayor hincapié en el último eslabón, que es el relleno sanitario. “Pero antes de llegar a ese último eslabón debemos ver los eslabones intermedios, como reciclar, reutilizar, convenir con los fabricantes los envoltorios y envases utilizados para los productos. No estamos en condiciones ni morales, ni económicas de derrochar la basura, porque es materia prima, es energía. Nuestro pueblo es pobre, tenemos muchos hermanos marginados y marginales. No hay derecho a derrochar ese dinero, por lo que debemos desarrollar un buen programa de gestión para minimizar los residuos”, dijo.

De Beláustegui insistió en que “no podemos darnos el lujo de tirar materia y energía, ni contaminar las napas y el aire que es lo que ocurre con rellenos sanitarios que hoy en día están en funcionamiento en nuestra provincia”.

En materia de residuos sólidos urbanos, debemos mencionar que existe en nuestra ciudad un proyecto –que actualmente analiza nuestro Municipio, con la aprobación del Honorable Concejo Deliberante- mediante el cual las localidades de Ramallo, San Pedro y Baradero trasladarían los residuos al relleno sanitario de San Nicolás.

“Si se reciben residuos de otra ciudad y contaminan ¿quién se hace responsable? El riesgo de compartir responsabilidades es mucho mayor. Por otro lado, no nos parece oportuno que se vaya directamente a un relleno sanitario, debemos reciclar”, consideró el representante de Biosfera.

Signos de contaminación

En cuanto a la situación ambiental de la zona portuaria de San Nicolás y los barrios linderos, la Fundación Biosfera junto a Cáritas y organizaciones civiles se encuentran desarrollando desde hace tiempo un estudio epidemiológico y ambiental en barrio Química, tendiente a relevar la calidad de vida de la gente y posibles signos de contaminación por las empresas de la zona.

Dicho estudio todavía está en proceso de realización aunque De Beláustegui declaró que “se relevó sintomatología de enfermedades de la comunidad y por otro lado se detectaron escapes de contaminantes de las empresas. Estamos recavando testimonios”.

“El problema es que no tenemos suficientes fondos para continuarlo, y cuando no se tiene dinero los estudios son mucho más lentos”, finalizó.

Comentá la nota