Estalló en el recinto la pelea interna del bloque frentista

Dos facciones del desmembrado bloque del Frente para la Victoria exhibieron públicamente sus diferencias. Un sector pretendió dar ingreso a una nota en que se comunicaba que la presidencia del bloque quedaría a cargo del concejal Andrés Quinteros. Por su parte, Antonio Cicchese les recordó que “el presidente de este bloque soy yo”. Además, se aprobaron por unanimidad las iniciativas que reglamentan la actividad de taxis y remises.
Fue una extensa sesión la que celebraron ayer los concejales de San Nicolás. El encuentro demandó cinco horas, y registró debates y votaciones importantes. Dos facciones del desmembrado bloque del Frente para la Victoria trasladaron su interna al recinto. Además, quedaron sancionadas las modificaciones reclamadas por taxistas y remiseros.

Ya en la previa, la sesión de hoy despertaba un interés inusual. A la bancada justicialista se sumaban dos concejales del primigenio bloque del Frente para la Victoria: Miguel Pereyra y Celeste Gómez, después de asumir en el Concejo como ediles frentistas, y habiéndose escindido luego para conformar la expresión política del Partido para la Victoria.

Desde su nueva butaca, Pereyra advirtió que su determinación “no es algo reciente” y explicó que “es algo que venimos hablando desde hace tres meses con referentes a nivel provincial del Partido para la Victoria y el Partido Justicialista”.

Otra de las novedades en cuanto a la composición del Cuerpo tuvo que ver con el alejamiento de Gimena Viviana, a quien le fue concedida una licencia de un año sin goce de sueldo, puesto que asume al frente del Juzgado de Faltas. Su banca fue ocupada –hacia el final de la sesión- por Aurora Sandoval. Más conocida como “Loli”, la referente del Movimiento Evita, prestó el juramento correspondiente y ocupó la banca justicialista que le confirieron los comicios de octubre pasado.

La primera de las discusiones que se desataron en la sesión también tuvo que ver con cuestiones internas de bloque, pero ya no con el justicialista sino con el del Frente para la Victoria. Una de las facciones de la desmembrada bancada que hacia principios de año ostentaba la mayoría, había dado ingreso a una nota en que comunicaban que la presidencia del bloque pasaría a ser ejercida por Andrés Quinteros.

“El único presidente de este bloque soy yo”, les recordó Antonio Cicchese a los firmantes de esa nota: los ediles Danilo Petroni, Jaquelina Broin, Jorgelina Glorio y el propio Quinteros. De esta manera, la interna –un secreto a voces, realmente- quedó oficializada en el recinto.

Quinteros intentó justificar la nota presentando al Cuerpo el acta de una reunión interna del bloque en que Cicchese habría renunciado a la máxima representación del grupo de frentistas y las concejales Mónica Basualdo, Emma Segovia y Alcira Domínguez habrían manifestado su determinación de abrirse del bloque para integrar la expresión política Bicentenario.

Sin embargo, el Presidente del Cuerpo, Mauricio Larroucau, observó que esa no era más que una documentación interna del bloque. Sugirió que la nota fuera retirada, y que los frentistas resolvieran internamente sus diferencias. “Esta Administración no puede tener un bloque con dos presidentes”, advirtió Larroucau.

En definitiva, Quinteros volvió a pedir la palabra para decir que “retiramos la nota y resolvemos el asunto en el bloque”.

Taxis y remises

Entre los expedientes que quedaron resueltos en la sesión de ayer, los más importantes fueron los vinculados con la actividad de taxis y remises. Después de largas semanas de tratamiento en el seno de la comisión de Obras y Servicios Públicos, terminaron votándose dos proyectos presentados por concejales justicialistas.

La primera de las iniciativas vendrá a derogar la actual ordenanza 5201, y establece una ampliación en el número de registros para remises, llevándolo a 540.

La misma iniciativa establecerá que la antigüedad máxima de los vehículos que prestarán el servicio no podrá ser mayor a 10 años. Sin embargo, y en virtud de los reclamos de los conductores, se acordó que por un plazo de un año y medio podrán trabajar vehículos con hasta 13 años de antigüedad. Un año y medio más tarde –es decir, tres años después de promulgada la ordenanza sancionada ayer- sólo podrán prestar el servicio de remis los vehículos de hasta 10 años de antigüedad.

Acerca del trabajo que desembocó en las iniciativas presentadas ayer, el concejal Gustavo Ouakim refirió que “pudimos consensuar una solución definitiva para los puntos de conflicto que existían en la ordenanza 5201”. También explicó que las licencias serán otorgadas a través de un nuevo sistema de puntajes, que dará privilegio a las personas que no tengan otros ingresos que el de sus taxis o remises. También tendrán mayores facilidades para obtener sus licencias aquellos conductores que no tengan antecedentes de infracciones.

La segunda de las iniciativas presentadas incorporó un nuevo párrafo a la norma que fija las tarifas para el servicio de taxis. Mientras los valores de los taxis permanecerán inalterados, se incorporará por primera vez una tabla de tarifas para el servicio que prestan los remises.

Antes de someter ambas iniciativas a votación, la sesión pasó a un cuarto intermedio para permitir que los taxistas y remiseros presentes en el recinto pudieran dirigir su mensaje a los concejales. Héctor Bottazzi, referente del sector de los remiseros, recordó que “desde hace rato nuestro sector viene presentando sus necesidades a este Cuerpo, y no hemos sido escuchados oportunamente”.

Ambas iniciativas fueron aprobadas por unanimidad.

Comentá la nota