La estafa de Madoff golpea a Europa

Bancos, aseguradoras y fondos de inversión del Viejo Continente son los mayores afectados por el escándalo que estalló el viernes
PARIS.- Mientras las autoridades estadounidenses investigan numerosos detalles y los verdaderos alcances de la estafa del financista Bernard Madoff, que podría superar los 50.000 millones de dólares y se encamina a convertirse en la más grande de la historia, los bancos y fondos especulativos de Europa aparecen como las principales víctimas del fraude.

Aunque todavía es imposible saber a cuánto ascienden las pérdidas globales, algunos gigantes bancarios, como los españoles Santander y BBVA, ya cuentan el perjuicio en varios miles de millones de dólares.

La onda expansiva de la estafa piramidal de Madoff llega poco a poco a todos los rincones del planeta. Entre los potenciales damnificados hay superricos, jubilados, poderosos bancos y hasta instituciones de beneficencia. Muchos inversores afirman que han quedado literalmente "en la calle", mientras otros se declaran capaces de hacer frente a este nuevo temporal.

El banco sino-británico HSBC fue el último en sumarse a esa creciente lista al reconocer ayer que su exposición ascendía a casi 1000 millones de dólares, con lo que se convierte en una de las mayores víctimas del fraude.

El Royal Bank of Scotland (RBS), por su parte, calculó una pérdida probable de hasta 595 millones de dólares. El 58% de RBS, el segundo banco del país, pertenece al gobierno británico desde que comenzó la crisis financiera. Otro grupo británico, Man Group, el mayor gestor de fondos de cobertura que cotiza en la bolsa de Londres, reconoció a su vez que está expuesto al fraude a través de su división RMF, que invirtió 350 millones de dólares de fondos vinculados a Madoff.

En Europa, sin embargo, las mayores pérdidas potenciales recaen, por el momento, en el primer banco español, el Santander. El gigante que dirige Emilio Botín, que había sorteado con éxito la crisis financiera internacional, reconoció anteayer que los clientes de su fondo Optimal se pueden ver afectados por un valor de 3100 millones de dólares. El Santander, segundo coloso europeo por su capitalización, que incluso había logrado comprar varios bancos en Estados Unidos y Gran Bretaña en medio de la tormenta internacional, invirtió por cuenta propia 22,9 millones de dólares en productos financieros de Madoff.

La segunda institución bancaria de España, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), también admitió que podría sufrir una pérdida neta potencial de hasta 400 millones de dólares si desapareciera el valor de los fondos que estructuró para algunos clientes. BBVA advirtió, sin embargo, que "no ha comercializado a sus clientes minoristas o de banca privada en España productos gestionados" por Madoff.

En Francia, varios bancos reconocieron haber sido víctimas de la estafa de Madoff. Natixis, filial del grupo Caisse d´Epargne y Banques Populaire, es, por el momento, la institución más afectada. El banco, responsable de buscar la financiación para el tren bala argentino, anunció que sus pérdidas podrían elevarse a unos 600 millones de dólares. Sus acciones ya cedieron 3,38% .

BNP Paribas anunció, por su parte, que podría perder cerca de 478 millones de dólares. La institución, primera de la zona euro por su capitalización bursátil, señaló que no invirtió directamente en los fondos especulativos de Madoff, pero está expuesta a través de "sus actividades de mercado" y préstamos que acordó a ciertos fondos que, por su lado, invirtieron en los hedge funds del financista norteamericano que presuntamente armó un "esquema Ponzi" (ver aparte).

Otros bancos franceses como Société Générale y Crédit Agricole, reconocieron tener "exposiciones insignificantes" de alrededor de 13,6 millones de dólares.

El primer banco de Italia, Unicredit, reveló ayer, en un comunicado, una exposición por hasta 100 millones de dólares. El banco confirmó asimismo que ciertos fondos pertenecientes a su unidad de inversiones alternativas han sido indirectamente invertidos en Madoff. Unicredit afirmó, sin embargo, que "la exposición de los clientes italianos es igual a cero". Por su parte, el Banco Popolare también anunció una pérdida potencial de 90 millones de dólares.

En Suiza, las pérdidas potenciales de varias instituciones financieras poco conocidas podrían llegar a 5000 millones de dólares. Los dos gigantes bancarios UBS y Crédit Suisse afirmaron ayer que no poseían ninguna "exposición material".

En Japón, la sociedad financiera Nomura Holdings admitió a su vez que podría sufrir una pérdida de unos 302 millones de dólares. Teniendo en cuenta las sumas que administra, el impacto de su exposición "debería ser relativamente limitado", afirmó el banco.

La extensión planetaria de los daños causados por este escándalo despierta cada vez más indignación contra las autoridades de regulación estadounidenses, que fueron incapaces de detectar el fraude en todos estos años.

"Cada vez será más difícil para la gente invertir en operaciones que deban ser reguladas en Estados Unidos", advirtió Nicola Horlick, gerente de la firma británica Bramdean Alternatives. "Primero, la crisis financiera, y ahora, esto -agregó-, probablemente el mayor escándalo financiero de la historia de los mercados."

Comentá la nota