Estados Unidos hace contactos con Cuba

Barbara Lee encabeza el grupo de legisladores afroamericanos que por estas horas exploran vías para normalizar la relación entre ambos países. Lee afirmó que el Capitolio debe tomar la iniciativa para lograr resultados concretos en el corto plazo.
Los congresistas afroamericanos que visitan Cuba abrieron una ronda de conversaciones con altos funcionarios de la isla para explorar posibles vías que permitan una normalización en las relaciones entre ambos países, al tiempo que dijeron a la prensa que esperan entrevistarse con el presidente Raúl Castro.

Barbara Lee, quien encabeza el grupo de siete representantes demócratas del Caucus Negro, informó que el pasado viernes por la noche la delegación se reunió con el líder parlamentario, Ricardo Alarcón. A su vez, la televisión cubana anunció más tarde que la comitiva fue recibida el sábado por el canciller Bruno Rodríguez, con quien se discutieron temas relacionados a la política del embargo estadounidense y a las posibles vías para levantarlo.

Al finalizar la reunión con el jefe de la diplomacia cubana, lo primero que hizo el grupo de legisladores norteamericanos fue dar una señal de realismo al admitir que las conversaciones no serán fáciles. "La delegación reconoce que habrá que hacer mucho trabajo para cambiar las cosas, pero vale la pena si se trata de normalizar las relaciones de Estados Unidos con Cuba", consideró Lee.

No obstante, la representante del grupo se mostró práctica al señalar que existen posibles vías de acción en campos concretos tales como la investigación científica para comenzar a romper el hielo entre ambos países. "Estuvimos en instalaciones de ingeniería genética y biotecnología en La Habana y tenemos la impresión de que son ramas muy interesantes para una cooperación entre Cuba y Estados Unidos", subrayó, tras lo cual la representante demócrata consideró como "posible" a corto plazo que se reanuden las visitas de estudiantes norteamericanos y de científicos en Cuba, que fueron canceladas durante el gobierno de George Bush.

Al hacer referencia concreta al embargo, Lee afirmó que el Congreso en Washington debe tomar la iniciativa en aquellas áreas que corresponda, a fin de lograr resultados concretos en el corto plazo. "Nos cabe a nosotros proponer varios cambios en la ley, hay varios propósitos frente al Congreso en cuanto al levantamiento del embargo. Es importante que nos focalicemos en qué se puede hacer a corto plazo para normalizar las relaciones", aseguró.

Sin embargo, la legisladora explicó que no todo depende del Capitolio. "Hay algunas cosas que pueden cambiarse simplemente con una firma del presidente Obama y hay otras cosas que van a llevar mucho más tiempo y mucha discusión", precisó. "Pero puedo decirles que el 68 por ciento de la población de Estados Unidos se opone a esa medida. Todos piensan que vale la pena normalizar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba", agregó, al tiempo que remarcó que ellos mismos se encontraban en la isla justamente para poder conocer todos los detalles de la política de Washington hacia ese país.

La delegación, que es la primera que visita Cuba desde la asunción del presidente Barack Obama, permanecerá en la isla hasta el miércoles. Esta visita coincide con la especulación que hizo ayer la prensa norteamericana sobre la posibilidad de que Obama haga un gesto unilateral con Cuba (ver recuadro).

Lee ganó notoriedad en 2001 cuando fue la única integrante del Congreso de Estados Unidos que votó en contra de la ley que otorgó poderes al presidente George W. Bush para usar la fuerza "contra el terrorismo", y que desembocó en la intervención en Irak.

En diciembre de 2006 vino una delegación más numerosa y políticamente más amplia, en una visita que también intentó detonar el diálogo entre Washington y La Habana, aunque en ese momento el jefe de la Casa Blanca era el republicano George W. Bush.

Decenas de legisladores estadounidenses habían viajado a Cuba desde el triunfo de la revolución de 1959, en misiones diversas, pero la de 2006 fue la primera vez que una delegación bipartidista lanzaba una propuesta detallada para los dos gobiernos con una potencial agenda.

Comentá la nota