"El Estado no tiene un mensaje sólido en contra de la violencia a la mujer"

Comentó Adriana Guerrero miembro del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem). Ayer brindaron una charla sobre el caso de María Burgos que fue asesinada en el 2007, a golpes, por su marido que actualmente está en libertad y tiene la custodia de sus hijos.
La violencia de la mujer "tiene que ver con una sociedad machista y patriarcal", dijo la coordinadora del Cladem, Lucía Guerrero.

Ayer en el Hotel República el Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) brindó una interesante charla sobre violencia de género donde se trató el caso de María Burgos que fue asesinada el 14 de junio del 2007, a golpes, por su marido que actualmente está en libertad y tiene la custodia de sus hijos.

"El homicida quedó libre después de dos años de haber sido acusado porque no hay jueces para hacer el juicio. Lo más grave es que queda a cargo de sus hijos menores. En este sentido su madre está haciendo lo posible para tener acceso a la justicia", explicó una de las integrantes de Cladem, Adriana Guerrero.

Al respecto la mujer comentó que "cuestionamos que haya pasado este tiempo y no se lo juzgue. Incluso, la víctima había realizados denuncias a la policía por violencia. Y para colmo no se resolvió la situación de los cuatro menores".

Por eso "interpretamos que con esta medida el mensaje a la sociedad es que los asesinos de mujeres pueden gozar de impunidad", expresó.

¿Existe avances contra la violencia de género?

Son más teóricos que prácticos. Sin embargo hace quince años denunciar casos de violencia contra mujeres era muy complicado. No teníamos leyes, los medios reflejaban poco o mal estas situaciones. Por lo tanto el avance se dio en este aspecto. Sin embargo las comisarías siguen sin tomar las denuncias lo que contribuye a poner en riesgo las vidas de las mujeres.

Además la Justicia no interviene como debería y el Estado no tiene un mensaje sólido en contra de la violencia a la mujer.

En este sentido se le preguntó a la coordinadora de Cladem, Lucía Argañaraz sobre la implementación de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) que comenzará a funcionar el año que viene en la provincia pero hace un año lo hace a nivel nacional.

"Todavía no está muy claro cómo se implementará en Tucumán. Una de nuestras mayores dudas es que si el acceso a la justicia estará en el Palacio de Tribunales, ¿qué pasará con la mujer que vive en el interior? Ya que se le complicará llegar a la Capital porque la mujer golpeada no le es fácil salir de su casa". Pero aclaró que "el solo hecho de que exista ya representa un avance". Sobre todo porque "tendrá un equipo interdisciplinario".

Para Argañaraz la violencia contra la mujer "tiene que ver con una sociedad machista y patriarcal, donde el hombre considera que la mujer es de su propiedad. Es mío y hago con esto lo que quiero. El violento es así con su mujer, novia o pareja pero no con el resto de la sociedad. Es más para el resto, parece ser el más bueno del mundo, por eso a la mujer le cuesta tanto hacer público al problema".

Al respecto ejemplificó con el caso de María Burgos. "Mirta, su madre se entera de que su hija era víctima de violencia después de la muerte que fue el 14 de junio. La primera denuncia policial de María fue en enero del 2007. Todo el tiempo la mujer trataba de que todo esté en orden para que nadie se dé cuenta".

Comentá la nota