El Estado también tiene cada vez más presencia en los bancos

Más allá de los fondos de la ANSeS, las colocaciones del sector público continúan creciendo a un mayor ritmo que las privadas. Anticipan cambios en el negocio bancario
Los bancos están líquidos. Tanto que en estos días se animaron a empezar a bajar las tasas de interés que pagan por sus depósitos y hasta recortaron tímidamente el costo de sus créditos. Sin embargo, según subraya un informe de la consultora Finsoport, la dependencia de las entidades privadas de los depósitos del sector público es cada vez mayor, lo que podría acarrear grandes cambios en el negocio del sector financiero, tal cual venía funcionando hasta ahora.

Y es que mientras conflictos como el del campo o la estatización de las AFJP exacerbaron la aversión al riesgo de los inversores privados y, con ella, su predilección por el dólar en detrimento de los plazos fijos bancarios, el sector público adquirió cada vez mayor protagonismo, sobre todo, al absorber las colocaciones que habían pertenecido a los fondos de pensiones.

Así, mientras en 2008 los depósitos del sector público registraron una tasa de crecimiento del 35%, la más alta de todos los tiempos, las colocaciones privadas presentaron en el mismo periodo un crecimiento modesto de menos del 10%.

“Un factor determinante (por la absorción del dinero de las AFJP) adicionó sobre el cierre del ejercicio algunos puntos porcentuales a la suba de los depósitos públicos, restándoselos a los privados. Sin embargo, esta circunstancia no cambió la tendencia que a lo largo del año se tradujo en una pérdida de tonicidad de las colocaciones privadas y en una recuperación de la dinámica de crecimiento de los fondos públicos”, aclara el informe de la consultora que dirige el ex viceministro de Economía durante la gestión de Eduardo Duhalde, Jorge Todesca.

Las cifras son elocuentes. En 2007, los depósitos privados habían explicado el 90% de la suba de los depósitos totales; en 2008, sólo aportaron poco más del 40% de lo que aumentaron las imposiciones en el sistema financiero.

Un negocio distinto

La preponderancia del sector público en el fondeo de los bancos no es simplemente un dato fáctico. Sino que, según advierten en Finsoport, traería aparejados varios cambios en el negocio tradicional del sector financiero.

“En condiciones normales, (la dependencia de los depósitos públicos) beneficia a las entidades públicas”, explica. “Esto quiere decir que, en la medida en que no se restablezca la fluidez en el flujo de depósitos privados, los bancos privados deberán luchar cabeza a cabeza (con los públicos) para se adjudicatarios de los ahorros de la ANSeS. Y esto implica resignar márgenes financieros”.

Aunque, aun si mejorar el ritmo de crecimiento de las imposiciones privadas, desde Finsoport creen que habrá modificaciones en el modelo de negocios del sector bancario. Ya que los fondos “baratos” de la ANSeS obligarán a los bancos privados a achicar sus márgenes, y bajar igualmente las tasas que cobran por sus créditos, ya que de otra manera no podrían competir con la banca pública, favorecida naturalmente por los depósitos del Estado.

En momentos de crisis, no obstante, la dependencia de los bancos, tanto privados como públicos, de las colocaciones de los organismos estatales tiene un punto a favor. Dado que, asevera Finsoport, estos suelen mostrar menor volatilidad que los depósitos de empresas e individuos cuando las condiciones de mercado empeoran. No más basta ver lo que sucedió en 2008, cuando en plena crisis del campo o crisis internacional, los bancos sufrieron los fuertes retiros de fondos del sector privado. Lo que los obligó a subir abruptamente las tasas de interés y recurrir a canales alternativas para hacerse de dinero fresco.

Comentá la nota