"El Estado ha retomado su rol"

En un acto en Avellaneda por el lanzamiento de una nueva etapa del plan Ingreso Social más Trabajo, que incorporará diez mil desocupados a este programa de cooperativas, Cristina Kirchner defendió la política social oficial.
"En el mundo se habla de la destrucción del empleo y de las hipotecas que no se pueden pagar", señaló. "Hoy estamos dando igualdad de oportunidades. Sabemos lo que ha pasado afuera, y el Estado está ayudando a que esa crisis no destruya las esperanzas de los argentinos." La Presidenta contestó además las críticas de la oposición al proyecto de otorgar una asignación por hijo a quienes no cobran salario familiar: "No nos reunimos para criticar a los demás, sino para hacer cosas. Esa es la mejor manera de reunirnos. Lo demás hay que dejarlo para aquellos que no tienen nada bueno que contar, tal vez porque no hicieron muchas buenas cosas".

La presentación se realizó en el microestadio de Racing. Cuando se puso en marcha el programa, se anunciaron los primeros 10 mil puestos; con este nuevo tramo se llegará los 20 mil. El plan consiste en la creación de cooperativas para realizar obras de mejoramiento e infraestructura en las villas; los desocupados recibirán un sueldo, con una continuidad laboral de por lo menos un año. El programa se implementará este año en asentamientos del conurbano, con la idea de extenderlo el que viene a localidades del interior. "Esta idea de concebir al ingreso social desde el trabajo y no desde la beneficencia del Estado me parece que es una transformación estructural en lo que son los programas impulsados por el Estado como políticas contracíclicas", dijo CFK.

También subrayó que "millones de argentinos han recibido ya nuestros planes de becas, viviendas, educación y trabajo. Ha crecido la economía y hemos generado miles de puestos de empleo".

La defensa fue realizada por la Presidenta un día después de que Elisa Carrió y Gerardo Morales cuestionaran el proyecto del Gobierno de otorgar una asignación por hijo de 135 pesos a quienes no tienen trabajo en blanco, con el argumento de que tal iniciativa fomentará el clientelismo. A su vez, ayer la Iglesia Católica presentó su propio proyecto de ingreso para la niñez (ver aparte).

La jefa de Estado habló, por otra parte, del aumento del 33,3 por ciento en las asignaciones familiares que cobrarán desde este mes los trabajadores en relación de dependencia: "Cuando en el mundo nadie habla de aumentos de salarios, las asignaciones familiares son el instrumento más justo y distributivo en el marco de una política salarial".

Como lo viene haciendo en las presentaciones del Ingreso Social más Trabajo, la Presidenta insistió en que "aquellos que más tienen deben tener mayor responsabilidad social". Y definió al rol del Estado como de intervención activa. "Hay que continuar creciendo y ofreciendo un país con igualdad de oportunidades. Nadie debe agradecer nada. Se trata de algo que debió haber surgido espontáneamente de la economía", consideró sobre los nuevos puestos de trabajo. "El Estado ha retomado nuevamente su rol."

Comentá la nota