El Estado al rescate

El Estado al rescate
Los subsidios del Ministerio de Trabajo ya llegan a 115 mil empleados, de 2074 empresas. Crecieron 25 por ciento en dos meses. La ayuda es a cambio de preservar los puestos de trabajo.
El Programa de Recuperación Productiva (Repro) está cubriendo una parte del salario de 114.898 trabajadores. Entre fines de junio y principios de agosto, el alcance del subsidio creció un 25 por ciento. En el Ministerio de Trabajo están convencidos de la relevancia de los Repro para amortiguar el impacto de la crisis sobre el nivel de empleo. Hasta fines de agosto se otorgaron 327 millones de pesos en concepto de subsidios a 2074 establecimientos. Empresas dedicadas a la fabricación de productos textiles, metálicos, autopartes, frutihorticultura y pesca concentran el 39 por ciento de los trabajadores alcanzados. Las provincias con mayor cantidad de beneficiarios continúan siendo Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Río Negro. En esta última, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, firmó una serie de convenios con el sector turístico.

En el Gobierno destacan la centralidad de los subsidios para preservar los puestos de trabajo, pero advierten que el número de empleados que lo reciben no debería seguir creciendo. "Lo que tenemos que lograr ahora es sustituir trabajadores, que roten las empresas que están recibiendo el subsidio. Algo de eso se está empezando a ver, pero no se puede seguir ampliando mucho más", explicaron fuentes oficiales ante el incremento en la cantidad de beneficiarios. De todas formas, la continuidad del programa está asegurada.

El Repro brinda una suma fija de 600 pesos por trabajador por un plazo de hasta doce meses. Para acceder al beneficio las empresas deben acreditar la situación de crisis que atraviesan. El programa se creó junto con las leyes de la Emergencia Ocupacional Nacional en 2002, la misma legislación que creó el Plan Jefas y Jefes de Hogar. En 2003 había 16 mil beneficiarios, el número cayó hasta 7 mil en 2006 y volvió a crecer con el estallido de la crisis internacional y la desaceleración en el nivel de actividad. El año pasado la cantidad de trabajadores en el programa llegó a 23 mil, hoy ronda los 115 mil. A comienzos de 2008 el subsidio se prorrogó hasta fines de este año y en el Gobierno están dispuestos a extenderlo nuevamente si el escenario no llegase a mejorar.

Según explican desde la cartera laboral, una parte importante del salto registrado en los últimos meses responde a la desaceleración en el nivel de actividad en hotelería, gastronomía y turismo. En ese sentido, Tomada firmó ayer una serie de convenios con empresas del sector turístico de Río Negro, principalmente de Bariloche, para extender el alcance del Repro. Cerca de 100 establecimientos del rubro, entre los que se incluyen hoteles, restaurantes, discotecas y bares, recibieron 5,4 millones de pesos para hacer frente al pago de una parte del salario de 2986 trabajadores.

Los últimos datos disponibles, a los que pudo acceder Página/12, señalan que el 96,2 por ciento de las empresas que tienen algún trabajador dentro del programa pertenecen al sector pyme, mientras que 81 empresas con más de 300 empleados concentran el 40 por ciento de los empleados dentro del subsidio. En la industria textil hay 12.751 beneficiarios, en el sector de productos metálicos y autopartes –ubicado principalmente en Santa Fe– el número roza los 19 mil y en la actividad pesquera asciende a 7 mil. Por su parte, las terminales automotrices, como Volkswagen y Ford, tienen a 4208 trabajadores en el Repro y reciben 14 millones de pesos. La cantidad de beneficiarios en establecimientos dedicados a la elaboración de productos alimentarios, bebidas y tabaco asciende a 5300.

Río Negro cuenta con la mayor cantidad de establecimientos inscriptos. Son 8925 trabajadores repartidos en 876 empresas, que tienen asignados 20,8 millones de pesos. De ese total, el 89 por ciento de las firmas y más de 5500 empleados pertenecen al sector de frutihorticultura en el Alto Valle de Río Negro. Ante la fuerte caída en las exportaciones del sector registradas durante el primer semestre del año, la cartera laboral firmó dos convenios con la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén para auxiliar a los pequeños productores de pera y manzana. "El objetivo era que sólo pudieran ingresar productores de hasta 50 hectáreas, para garantizar la subsistencia de los pequeños y medianos y evitar la profundización del proceso de concentración de la tierra en manos de las grandes corporaciones", apuntaron desde Trabajo.

Comentá la nota