El Estado recurre cada vez más a las consultoras

A pesar de contar con profesionales de todo tipo, terceriza estudios y servicios.
El Estado provincial y municipal es el principal empleador de un amplio sector de la población, especialmente de la clase media y con acceso a educación universitaria. En los últimos años, la cantidad de profesionales que engrosó la plantilla oficial fue más que considerable: licenciados de todo tipo, abogados, contadores e ingenieros pasaron a integrar la burocracia oficial, a pesar de lo cual la Administración Pública recurre cada vez más a la tercerización de servicios que en teoría debería prestar su propio staff.

La mayoría de las veces, los funcionarios defienden la contratación de consultoras y proveedores de servicios con el argumento de que no hay especialistas en determinadas temáticas entre su plantel profesional, o que el trabajo puede ser mejor resuelto por aquéllos.

Otro problema es que los títulos no aseguran competencia, y a pesar de contarse con un técnico acreditado académicamente en algún ámbito, éste no sabe resolver la función para la cual fue convocado. El resultado: se debe recurrir a un tercero privado.

También existen los casos en que los profesionales del Estado se limitan a tareas de "inspección" o "supervisión" de tareas que son encomendadas a otros, sin un aporte real.

Los convenios con consultoras son normalmente son por montos jugosos y atraen a empresas de todo el país.

Solamente en algunos contratos que tomaron estado público, se puede comprobar la innecesaria duplicidad de gastos: organismos que tienen personal formado en varias disciplinas, con un alto costo en salarios, contratan los servicios de terceros.

Uno de esos casos es el de la empresa EDECAT, que pagó a una consultora para que analice su estado financiero-contable, con la lupa puesta en el período posterior a 2004, que es cuando la conducción pasó de manos de Sergio a Alberto Taselli.

El trabajo se hizo por encargo de la conducción estatal de la firma.

La comuna capitalina, en tanto, quiere reformar su Código Tributario y está dispuesta a pagar un monto de 100.000 pesos a la consultora que quiere contratar.

El municipio, al igual que la Provincia, tiene también tercerizados servicios de mantenimiento, como el de limpieza de sus respectivas sedes. En esos casos, la justificación es que los ordenanzas realizan otras tareas, como el traslado de expedientes o de cadetería para los funcionarios.

Comentá la nota