Estado y la CEB reconocen la inexistencia de acción preventiva conjunta de derrames

El impacto de la foto de los derrames cloacales en el Nahuel Huapi en la zona de Melipal generó una catarata de acciones tendientes a evitar nuevas fallas del sistema de alertas ante el riesgo de vertido crudo al Lago.
Hoy se reunieron representantes de diversas entidades estatales y el área de saneamiento de la CEB para acordar la conformación de un protocolo de acción conjunta. “Prevención y trabajo conjunto”, las claves.

El derrame de líquidos cloacales crudos en el Lago Nahuel Huapi a la altura de Melipal, la semana pasada, desnudó las falencias existentes en las medidas de prevención de todo el sistema de saneamiento. Durante un encuentro realizado hoy y convocado por la subsecretaría de Medio Ambiente municipal, representantes de ese organismo, del Departamento Provincial de Aguas (DPA), el área de Saneamiento de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), Defensa Civil, Parques Nacionales, y algunos referentes de las Delegaciones municipales, se expuso la fragilidad del sistema, y la necesidad de acordar tareas conjuntas hacia el futuro.

“No hay manera de parar un desborde”, reconoció durante la reunión Horacio Fernández, titular de Saneamiento de la CEB; mientras que Andrea Troyón, de Defensa Civil, admitió que ese organismo “no sabe dónde están las tomas de agua potable” en el Lago.

Por su parte, el vice Intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Rubén Falcone, se mostró preocupado tanto por “la necesidad de solucionar el problema (por un potencial derrame), como dar respuesta a la demanda de la sociedad de saber lo que pasó”.

Al término del encuentro, Luciano Signore, titular de Medio Ambiente municipal, señaló a ANB que “la reunión fue muy positiva”, ya que "se definió un borrador de protocolo inicial que va a ser revisado, va a circular esta semana entre los miembros, y el próximo jueves definiremos el documento final".

En la reunión se trabajó en la formulación "de un protocolo de atención primaria a contingencias o también para aquellas tareas programadas de saneamiento que puedan tener alguna implicancia ambiental, y deba ser comunicada, contenida o prevenida, y sea necesario prever algunas acciones para evitar inconvenientes”, indicó el funcionario.

Reconoció además que “el hecho del kilómetro 5 (por el derrame que afectó la zona de Melipal) fue una alerta donde quedó evidenciado que no solamente el incidente ambiental es un problema, sino más grave aún es no tener pensado un plan para contenerlo. Yo creo, en lo personal, que esto es más grave que el incidente en sí, el no tener un protocolo, no saber para dónde correr cuando las papas queman”, graficó.

Una de las cuestiones que se trabajó durante el encuentro fue en un simulacro sobre la "situación como la que se vivió en el kilómetro 5, donde se dispara un canal de comunicación formal, operativo, responsabilidades, un rol de actuación, tal como se llama formalmente en términos de seguridad".

“Se notó que había sensibilidad sobre el tema porque vinieron todos”, destacó Signore, y anticipó que a la reunión del próximo jueves se invitará a la Policía.

“Hasta ahora son voluntades y esto tiene que estar sujeto no sólo a las voluntades de las partes, sino ser obligatorio para cada uno”, concluyó el funcionario. (ANB)

Comentá la nota