El Estado se queda con fondos para subsidiar a usuarios pobres

Según el ENRE, la Provincia recibe de la Nación $13 millones para compensación de las tarifas.
Mientras pone trabas para que el subsidio del servicio eléctrico destinado a usuarios pobres se haga masivo y permita superar -o al menos reducir en forma significativa- las conexiones clandestinas a la red de distribución, la Provincia se hace quedar fondos que recibe de la Nación para este fin específico, y solo beneficia a algunas instituciones del medio.

Según el ENRE, la Provincia recibe anualmente en concepto del Fondo de Compensación Tarifaria (FCT) unos 13 millones de pesos, de los cuales utiliza 4 millones en subsidios a iglesias, regantes y centros de jubilados, entre otros.

Pero en el último ejercicio presupuestario el FCT fue usado para cubrir déficit de las cuentas públicas, en un contexto de caída de otros recursos y alto nivel de gasto burocrático.

Así quedó en evidencia en documentos oficiales, aunque el titular de Hacienda, Mamerto Acuña, lo negó.

"Se usaron los fondos con el destino específico", aseguró a EL ANCASTI.

Según consta en los registros de EDECAT, la denominada "tarifa social" de la luz llega a solo 1.103 familias, cuando habría unos 25.000 usuarios clandestinos en toda la provincia.

Si se toma el padrón de usuarios de la operadora, se comprueba que la tarifa social de la luz alcanza apenas el 1,16% del total, cuando a fines de 2008, el Estado subsidiaba al 20 por ciento de los usuarios de Aguas de Catamarca con fondos propios.

El poco impacto del subsidio eléctrico provocó que las conexiones clandestinadas persistan, con las consecuencias trágicas que cada tanto se producen por accidentes y muertes a causa de ellas.

Por eso fue que el ENRE consideró que era necesario flexibilizar las condiciones de acceso exigidas por el área de Obras y Servicios Públicos, además de usar el dinero del FCT para ampliar el subsidio.

Más impacto

En la audiencia en la que puso a consideración -a finales de 2009- el pedido de ajuste tarifario solicitado por la distribuidora de energía, surgió una propuesta del organismo de contralor para que se amplíe el subsidio eléctrico.

Por eso pidió que se "flexibilice y universalice" la aplicación del subsidio, incluyendo a jubilados, usuarios con personas a cargo que tengan alguna discapacidad, ex combatientes y familias que estén por debajo de la línea de pobreza, con lo cual el uso del FCT ascendería a los 7 millones de pesos.

Esto significa que aún teniendo en cuenta la propuesta del ENRE, a la Provincia le quedarían aún 6 millones de pesos que podría destinar a otros gastos.

CONTRASTE

 Desde mucho antes que esté vigente la tarifa social de la luz, la Provincia subsidia a los usuarios sin recursos el servicio de agua potable y cloacas. En el padrón de beneficiarios hay más de 11.000 familias anotadas.

Comentá la nota