Un Estado presente en los barrios, eje de la gestión de Mario Barletta

Impulsó la descentralización administrativa, el presupuesto participativo y el acceso a la información pública, para propiciar una mayor implicación. Ante la ausencia de fondos nacionales, concretó obras con recursos propios.Una mayor presencia del Estado municipal en la vida cotidiana de los santafesinos es lo que el intendente Mario Barletta, rescata como distintivo de su primer año de gobierno. Acercarse a los vecinos fue una de las principales metas y para ello, puso en marcha novedosos mecanismos en la vida institucional de esta ciudad.

Descentralización de la administración en ocho distritos; presupuesto participativo y acceso a la información pública fueron algunas de las medidas impulsadas. Esto fue acompañado de una fuerte política de control puertas adentro del Palacio, con el funcionamiento por primera vez de la Sindicatura General, y hacia afuera, con operativos constantes en la calle, orientados al tránsito, al transporte y al comercio en general.

“Llevamos adelante acciones para recuperar de a poco el vínculo con el vecino y para que entiendan que para este gobierno, la transparencia y el cumplimiento de la Ley son importantes”, aseguró el mandatario, en una entrevista que mantuvo con El Litoral, para reflexionar sobre el obligado balance anual. “Procuramos el cumplimiento de la Ley desde el Estado, para poder salir a exigir su cumpliendo a los ciudadanos”, redondeó.

Se involucró, además, en aspectos olvidados hasta hace un año: salud, educación y seguridad. Áreas que son competencia del Estado provincial, pero “tenemos responsabilidad sobre lo que pasa en esta ciudad y no podemos mirar para otro lado”. Según el intendente, la actitud de su gobierno “de involucrarse” en cada uno de los temas, ha generado lo mismo en la sociedad, “ya sea para quejarse o para sumarse a muchas de las políticas que estamos llevando adelante. Y eso es lo que me alienta y me hace sentir bien en este fin de año”. Una ciudadanía que él percibía con “una fuerte apatía y que había perdido las ganas de reclamar y demandar”.

Con recursos propios

A lo largo de este primer año se realizaron diversas intervenciones barriales: iluminación, bacheo, semaforización, playones deportivos, entre otras. Lo distintivo es que todas se ejecutaron con recursos económicos propios del municipio, dado que el gobierno nacional no giró un solo centavo para obras en esta ciudad.

Eso fue posible por dos razones: por un lado la actualización, a mediados de año, de la Tasa General de Inmuebles, lo que permitió incrementar la recaudación. El intendente se jacta del “buen acompañamiento de la ciudadanía”, a pesar de lo antipático que significa aumentar tributos. El otro motivo fue “que hemos eliminado la dilapidación del dinero del Estado en subsidios a Ong’s y a organizadores de cualquier tipo de eventos. Cuando nosotros apoyamos el desarrollo de un acontecimiento, exigimos políticas que beneficien a la ciudad”. Y como ejemplo, citó el acompañamiento oficial a la maratón, que redundó en un proyecto de enseñanza de la natación en escuelas y colonias de vacaciones.

Problemas con optimismo

Con un plan de desarrollo que nuclea los ejes de gobierno presentado en marzo, el intendente y su equipo fueron desandando el primer año. “A pesar de la crisis que estamos viviendo los argentinos y el mundo entero, hemos podido dar cumplimiento a las pautas programáticas que nos planteamos, en la totalidad de los aspectos”, aseguró.

- Sin embargo Santa Fe sigue estando a la cabeza de las ciudades con mayores problemas de delincuencia, inseguridad, accidentes de tránsito y desempleo. ¿Qué medidas concretas se han tomado para comenzar a revertir este escenario?

- Son cuestiones diferentes, aunque todas tienen un denominador común: se dan en una ciudad fracturada socialmente, con niveles de exclusión social muy grandes, con mucho desorden, con mucha falta de Estado. Pero creo que se van a ir revirtiendo gracias a la mayor presencia que estamos teniendo.

En lo que refiere al desempleo, hay dos aspectos, ambos con resultados a largo plazo: “Las políticas sociales se han ordenado porque ya no hay prebenda ni clientelismo con planes sociales, sino que hay una acción de incorporar a los que tienen un plan, a la formación laboral y a su primer empleo”. Pero “la posibilidad de que Santa Fe empiece a revertir estructuralmente esta situación tiene que ver con el crecimiento de la actividad industrial, comercial y turística”, opinó el mandatario.

“Y eso es lo que estamos impulsando, por ejemplo dando los primeros pasos para que Santa Fe tenga un área industrial”, agregó. “Hace cinco años que estaba sancionada la ordenanza para su creación, pasamos los mejores años de crecimiento económico del país y a nadie se le ocurrió poner el tejido perimetral y comenzar a llevar los servicios al área. Hay industrias radicadas en el medio de un barrio que pagan uso no conforme, que tienen enormes problemas y no pueden crecer porque el municipio nunca les ofreció esta posibilidad”, se lamentó.

En cuanto a la inseguridad, además de acompañar la campaña nacional para disminuir la tenencia de armas en la población, “propiciamos la presencia del Estado en los barrios más excluidos, de mil maneras: transformando un basural en una canchita de fútbol, trabajando con los clubes escolares, acercando políticas culturales y educativas, promoviendo el deporte”.

Convencido de que estas acciones “mejoran la calidad de vida de los vecinos”, sumó un dato más: “Hicimos obras trascendentes para disminuir la vulnerabilidad hídrica, algo que nadie ve, que no inaugura ningún político, pero que los ayuda a dormir más tranquilos. Esto no devuelve los resultados de la noche a la mañana, pero si se sigue trabajando fuerte con la presencia del Estado en estos barrios, con las Ong’s, y si los vecinos empiezan a involucrarse, creo que las cosas van a cambiar”.

El balance del intendente

Plan de Desarrollo: se puso en marcha en marzo. Orienta todas las acciones del gobierno en cinco áreas: modernización del Estado; planeamiento urbano-ambiental, producción y crecimiento económico, educación y cultura, e inclusión social.

Reforma administrativa: se dispuso el Sistema de Administración Financiera, aplicando un nuevo software (Rafam) para administrar los gastos y recursos.

Información pública: se implementó el derecho al acceso a la información pública, publicando decretos del intendente y el seguimiento de expedientes.

Transparencia: comenzó a funcionar la Sindicatura General que inició 23 auditorías internas y puso en marcha el sistema de denuncias que recibió más de 150 que se encuentran en trámite. Se renovaron los miembros del Tribunal de Cuentas, autolimitando las funciones del DEM.

Nueva política fiscal: se actualizó la Tasa General de Inmuebles. Según datos de Hacienda el cumplimiento de pago es del 74 %.

Descentralización y Participación: se dividió a la ciudad en 8 distritos. Se comenzó a implementar el Presupuesto Participativo. En el marco de la construcción del Plan Urbano, se discutieron intervenciones para la ciudad.

Producción y empleo: se iniciaron tareas para conformar un Parque Industrial con fondos de la sobretasa por uso no conforme. Se avanza en la puesta en marcha de una oficina virtual de empleo para canalizar nuevos puestos laborales y orientar planes sociales.

Obras: se destinaron 80 millones de pesos, junto a la provincia, para mitigar el riesgo hídrico y se avanzó con el sistema de gestión de riesgos. De los recursos propios del municipio, se invirtieron $ 10 millones para bacheo, $ 7.500.000 para iluminación: $ 1.700.000 parra reparación y adquisición de maquinaria. Avances en el plan director de semaforización y obras para construir un nuevo depósito de vehículos retenidos.

Servicios Públicos: se regularizó la situación del rellenó sanitario; se finalizó el trasladó el volcadero de líquidos cloacales; se ideó el programa Cambio Verde, aprobado ya por el Concejo. En transporte público, se presentaron los pliegos para licitar un servicio, las empresas incorporaron 20 unidades nuevas y coches adaptados para discapacitados.

Espacios Públicos: se arreglaron más de 30 plazas, se recuperó el parque Alberdi, la plaza Fournier y el parque Garay para los vecinos con el traslado de puesteros. Se construyeron 9 playones deportivos.

Cultura: se incorporaron instrumentistas y cantantes a la Banda y Coro municipales, activa programación en el Teatro y en el Anfiteatro. Se realizaron talleres de arte en los barrios.

Turismo: apoyo a ferias y eventos locales. Se renuevan oficinas de informes y se desarrollaron 10 circuitos turísticos y más de 200 city tours.

Vivienda: se conformó un banco de tierras y otro de materiales y herramientas para la construcción y mejoramiento de viviendas. Se puso en marcha el plan de regularización dominial.

Educación: se asumió el pago de $ 10 millones de deuda con el FAE y se paga la cuota mensual. Con ello, se realizaron obras en 60 escuelas.

Salud: se puso énfasis en la prevención, a través del Programa Miércoles Saludables. Se compraron dos ambulancias y comenzó a descentralizarse el Cobem.

Seguridad: adhesión sostenida a la campaña nacional de desarme voluntario, conformación de un equipo psicológico para atender a víctimas de delitos. Se cedió un terreno para construir nueva comisaría 8va..

Control: se enfatizaron en todos los ámbitos: habilitación de negocios; registro de grandes contribuyentes; en los requisitos para tener un geriátrico, un boliche o un transporte escolar; ascensores en edificios y licencias de taxis y remises; control en el tránsito.

Comentá la nota