El Estado ya paga 124 mil sueldos privados

Cubre hasta 600 pesos por empleado a las empresas que entraron en problemas por la crisis mundial. Pese al repunte que dice detectar el Gobierno, los subsidios alcanzan a 10 mil personas más que en agosto. Las grandes firmas reciben el 40 por ciento.
El Gobierno subsidió en lo que va del año más del 2% del total del empleo privado del país. Lo hizo al pagar parte del salario a más de 124 mil trabajadores de empresas privadas, con un aporte de 427 millones de pesos. La cantidad de subsidios otorgados por el Estado hasta mediados de octubre representó un salto del 50% respecto de los distribuidos hasta mitad de año. El apoyo financiero se canalizó a través del programa de Recuperación Productiva (REPRO) del Ministerio de Trabajo, que ofrece 600 pesos por trabajador para las empresas afectadas por la crisis.

Los 124.199 planes REPRO entregados por la cartera laboral hasta mediados de este mes se concentraron en 2.300 empresas de todo el país, en su amplia mayoría pymes de menos de 300 empleados. Sin embargo, las pocas grandes compañías beneficiadas por el subsidio (85 establecimientos, 3,6% del total) acapararon 39% de los programas y 42% del monto total. Por eso las propias cifras oficiales dan cuenta de una concentración importante a favor de las compañías de mayor porte.

La información, que consta en los registros de la cartera laboral, permite concluir que los efectos en la economía local de la crisis financiera internacional están todavía lejos de apagarse. En agosto había 10 mil subsidios menos y el monto total abonado era de 327 millones de pesos, es decir $ 100 millones menos.

Los REPRO fueron uno de los mecanismos centrales utilizados por el Gobierno para contener el impacto del cierre de los mercados externos en sectores sensibles como la industria automotriz y autopartista, los frigoríficos, las elaboradoras de cuero y los talleres textiles, y las plantas de productos electrónicos y de electrodomésticos.

Si se toma en cuenta que hasta el segundo trimestre de este año había en el país 5.694.000 trabajadores registrados en el sector privado, el Estado aportó REPRO para 2,18% de ese personal. De haberse perdido esos puestos, el desempleo hubiera subido casi un punto, hasta acercarse una vez más a los dos dígitos, una marca que el Gobierno doblegó a fines de 2006 luego de trece años consecutivos por encima del 10 por ciento.

En la cartera laboral destacaron el valor del subsidio para la contención de la crisis y alegaron que, en las últimas semanas, se produjo un amesetamiento en los pedidos de REPRO por parte de las empresas. De hecho, destacaron que, del total de subsidios, había en la última medición sólo 89 mil en ejecución.

Los funcionarios del área dijeron que en el último período se constató un cambio de orientación en los pedidos de ayuda. Los reclamos empresariales desde fines de 2008 se relacionaron con la caída abrupta de la demanda externa y se focalizaron en los sectores más orientados a la exportación. Los últimos pedidos de REPRO obedecieron "a problemas más puntuales, como pedidos de quiebra, pero no a los inconvenientes sectoriales originados por la crisis", explicó un funcionario.

Las primeras compañías en ponerle fin al sostén de Trabajo fueron las terminales automotrices. También habían sido las primeras, como en el caso de Peugeot, en pedirle al Gobierno subsidiar con REPRO toda o parte de su plantilla de operarios. En cambio, las fábricas de autopartes renovaron sus planteos ante la incapacidad de encontrar una salida más acelerada al bajón de la actividad.

De este modo, quedaron con REPRO industrias como la del cuero (en gran medida por el cierre de los mercados externos que compraban el material para la elaboración de butacas para automóviles) y la del plástico, también proveedora de las automotrices. Tampoco pudieron eludir la ayuda oficial los talleres textiles ni las fábricas de maquinaria agrícola, que sumaron la crisis internacional al parate que sufrieron durante la pelea entre las entidades del campo y el Gobierno.

En cambio, en la cartera laboral destacaron que a fin de mes dejarán de percibir unos 4.000 REPRO los hoteles de varios centros turísticos que, durante el invierno, perdieron buena parte de su ocupación habitual por la epidemia de gripe A. El Ministerio de Trabajo otorgó 3.000 subsidios sólo en Bariloche y los restantes a hoteles de la Capital Federal, que estuvieron en vigencia entre agosto y octubre. Otros establecimientos mercantiles y de servicios pudieron despegarse de la asistencia oficial en pocos meses de ejecución por el repunte de las ventas.

Comentá la nota