El Estado, otra vez a la caza de fondos

Por Jorge Oviedo

Muchos empresarios temían que si el kirchnerismo ganaba las elecciones se sancionarían unas leyes que tendrían ruinosos efectos en la economía del país. La sorprendente política argentina muestra que esas leyes llegarán tal vez como consecuencia de que el Gobierno perdió en los comicios. Uno de los proyectos en danza está referido a las entidades financieras y en muchos aspectos retrotrae la situación a la década del 70, cuando todas las entidades operaban por cuenta y orden del Banco Central. Es decir, el Gobierno podría decidir cuánto se paga por los depósitos y a quiénes se les paga y también direccionar el crédito y su costo, según sus propios intereses.

Si la historia se repite, todo terminará mal. Los amigos habrán recibido dineros que nunca deberán devolver y la sociedad deberá pagar las cuentas, pagando más impuestos o sufriendo, como mínimo, altísima inflación. Hubo "soluciones" todavía más dolorosas que mejor por ahora no recordar.

El problema para varias jurisdicciones gubernamentales es que comienzan a quedarse sin dinero. En Economía hay quienes cuentan que cuando todas las piezas del proyecto de presupuesto 2010 fueron cuadradas y consolidadas apareció un déficit primario de unos 22.000 millones de pesos. La solución habría sido, según los informantes, "la gran Indec". Se dibujaron las cifras de ingresos, sobreestimándolos groseramente.

Las provincias también están en problemas. Scioli ha tenido que asumir el costo político de aumentar los impuestos en plena recesión. No quiere, por ahora, confrontación alguna con Néstor y Cristina Kirchner. Con las cuentas complicadas, perder línea directa con los dueños de la caja podría ser desastroso. Mientras, debe hacer malabares. Como hacer que el Banco Provincia le compre bonos por unos $ 244 millones para auxiliar al Tesoro. Ahora intenta que el BCRA le permita valuarlos a poco más de 710 millones, casi el triple de su valor de mercado, para poder seguir mostrando un balance saludable. Las estrecheces se multiplican.

Comentá la nota