El Estado duplica esfuerzos por falta de visión integral

Por Hernán de Goñi

La decisión anunciada por el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, transmitió la sensación de que no hay una visión integradora desde el Estado en materia de documentación personal. La emisión de una credencial que permita identificar a cada contribuyente con la clave que ya entrega el ente recaudador, pero con el agregado de otros elementos presentes en el DNI, el Pasaporte o la cédula de la Policía Federal (la fotografía, la huella dactilar y la firma) suena redundante.

El Estado acaba de estrenar una estructura especialmente preparada para confeccionar un renovado Documento Nacional de Identidad, con una inversión considerable. El Ministerio del Interior habilitó una sede para completar estos trámites en la Capital Federal y aún le falta montar oficinas en todas las capitales provinciales. Lo curioso es que entre las ventajas del nuevo DNI se incluyó la entrega de una credencial que servirá para distinto tipo de trámites públicos y comerciales (pagos con tarjeta de crédito, por ejemplo).

La AFIP, por su lado, dijo que ya tiene todo el equipo necesario para realizar un documento similar. Cada uno tiene su propio justificativo, pero lo que queda a la vista es un Estado en el que cada organismo parece hacer planes sin que haya una cabeza que piense por todos.

Comentá la nota