Estaciones de servicio vuelven a reclamar rentabilidad.

Referentes de la Cámara de Expendedores de Combustibles se reunirán con las petroleras. Aseguran que el margen de ganancias los dejan al borde de la quiebra.
¿Rentabilidad o supervivencia? Esa es la pregunta que se hace la mayoría de los propietarios de las estaciones de servicio de la región. La crisis internacional, la inflación y los aumentos de salarios para los empleados que trabajan en las expendedoras son factores que hacen que el negocio de venta de combustible sea prácticamente inviable.

El próximo viernes, los referentes regionales tendrán una reunión con las empresas petroleras para plantearles que en los términos actuales, es imposible mantener el negocio abierto, al menos para los particulares.

El casi 8 por ciento de margen de ganancias aparece como insignificante, más allá de que los combustibles fueron aumentos de a centavos, al ritmo del dólar.

Carlos Pintos, secretario de la Cámara de Expendedores de Combustibles, confirmó el encuentro del viernes y dijo que los estacioneros deberían tener un margen de ganancia de al menos 15 por ciento como para asegurar la rentabilidad.

En declaraciones a RTN, el dirigente dijo que en la actualidad, el combustible deja el mismo porcentaje de ganancia que los cigarrillos (8 por ciento), una cifra irrisoria, pero que a los quioscos le sirve para atraer clientela, más que para ganar dinero fomentando el vicio.

Pintos reconoció que no hay demasiada expectativa con el encuentro del viernes ya que las partes se reunieron en otras oportunidades sin que se haya logrado una solución al problema que ya obligó el cierre de miles de estaciones de servicio en todo el país.

Comentá la nota