Las estaciones de servicio van al paro en protesta contra las petroleras

La medida de fuerza fue consensuada entre las cámaras empresarias y los sindicatos que nuclean a los trabajadores del sector y apunta a disminuir los márgenes que perciben las grandes empresas
El presidente de la Federación Provincial que nuclea a los propietarios de estaciones de servicio, Raúl Castellanos, confirmó a PUNTAL VILLA MARIA, que han definido una medida de fuerza para el próximo viernes, por la cual no se expenderán combustibles durante esa jornada.

La acción de protesta, que fue consensuada por las cámaras empresariales de todo el país y los sindicatos que nuclean a los trabajadores del sector, surgió como consecuencia de la baja rentabilidad que están percibiendo los estacioneros, como consecuencia de las políticas que vienen implementando en su detrimento las petroleras.

La medida comenzó a ser comunicada en la jornada de ayer a los propietarios de estos comercios en la ciudad, quienes iniciaron una rueda de conversaciones que continuarán hoy, con la finalidad de definir cuál es la postura que se toma sobre la protesta, aunque en principio la mayoría ratificó a este medio estar de acuerdo con el reclamo y por ende con el parate que se impondría (ver nota aparte).

Si bien como producto de la crisis imperante no se ha verificado una merma sustancial en el consumo de combustibles, la relación que las petroleras mantienen con los estacioneros parece haber llegado a un punto crítico, el cual en caso de no salvarse podría repercutir en la mantención de las fuentes de trabajo, según reconoció a este medio el propio Castellanos.

Petroleras avanzan sobre

la rentabilidad

El titular de la federación provincial y vicepresidente de la Cámara Nacional que nuclea a los propietarios de estaciones de servicio, Raúl Castellanos, confirmó ayer a este medio, que “el próximo vienes va a haber una ausencia de ventas durante las 24 horas, que se va a realizar por parte, tanto de los dueños de estaciones de servicio, como de los empleados”.

El dirigente explicó que la medida la adoptaron “todas las cámaras empresariales del país, inclusive las de GNC, de estaciones independientes y los gremios de trabajadores del país, como la federación nacional, el sindicato de Petroleros de Córdoba y demás provincias”.

A la hora de fijar el argumento principal por el cual se tomó la determinación de dejar sin combustibles al país en el inicio del último fin de semana largo del año, aseguró que “se debe al avance de las petroleras sobre los márgenes de las estaciones de servicio”.

“En el país, de distintas formas, las compañías petroleras han decidido avanzar sobre los porcentajes de ganancias de nuestros comercios”, ratificó.

Más adelante, el empresario aseguró que en el caso de algunas petroleras, como por ejemplo YPF, se verifican situaciones en la que la petrolera podría llegar a quedarse con el 50% de la rentabilidad de los comercios esparcidos por todo el país.

Casos concretos

Fue más concreto cuando ejemplificó que “en aquellos lugares donde se cobran adicionales por comercialización o servicio de playa, como se lo quiera llamar, en el caso de YPF ha decidido que ese importe se incorpore en el precio directamente, cosa que nos parece bien, pero lo que no estamos de acuerdo es que han decidido que se quedarán las petroleras con ese adicional, lo cual en la práctica significa que YPF se quede con la mitad de la rentabilidad de las estaciones”, con lo cual esos 15 o 20 centavos por litro que se venían cobrando, serán incluidos en el precio final del combustible pero lo cobrará la compañía petrolera y no ya el propietario de la estación de servicio.

Castellanos fue hacia otras compañías, citó por ejemplo a Petrobrás, cuando dijo que “esos centavos ya estaban incorporados al precio, ahora la compañía lo que está haciendo es subir el costo cada vez más para dejarlo fuera del mercado al estacionero y obligarlo a renunciar a parte de la rentabilidad”.

Explicó que estas situaciones significan “dejar descalzar un montón de costos, ya que durante la vigencia de los márgenes anteriores, se concedieron 3 aumentos de sueldos a los trabajadores, se afrontaron nuevos costos, se hicieron inversiones y al tirar para atrás estos márgenes quedan en peligro y descalzadas muchas estaciones de servicio”.

Diálogo podría destrabar el conflicto

Ante el interrogante de si existiría alguna definición que podría hacer revertir esta medida anunciada para el próximo viernes, Castellanos reconoció que “sí” y explicó que “si las compañías, sobre todo YPF que es la que está tomando la delantera en esto, aceptara tener un diálogo con nosotros, para lo cual le hemos pedido una audiencia a uno de los vicepresidentes como Sebastián Eskenazi, con mucho gusto levantaríamos el paro”.

La pregunta siguiente buscó conocer, naturalmente, si este encuentro podría llegar a concretarse, a lo cual el empresario dijo que “yo no me animaría a predecirlo”.

De cara a una posible intervención del gobierno nacional para zanjar esta situación, Castellanos entendió que “podría quizás mediar, presionar a YPF para que negocie con nosotros, pero no le hemos pedido que lo haga porque entendemos que es una cuestión de relaciones entre las estaciones de servicio y las compañías petroleras, más allá de que seria interesante si el gobierno lo hiciera”, con lo cual dejó algunas posibilidades de diálogo antes de que se concrete la medida que comenzará a la 0 hora del próximo viernes.

En otro pasaje del diálogo con este medio, aceptó que “la crisis todavía no está repercutiendo en las estaciones, mentiría si dijera que por la situación imperante está todo mal en el sector, pero quizás lo pueda hacer más adelante”.

Además, aseguró que “todavía no se han verificado despidos, ni suspensiones de personal, ya que esta situación que advertimos es muy reciente, de hecho que se está concretando paulatinamente en la caída de los márgenes y con algunos estaciones que se resisten”.

No obstante, entendió que si esta situación de desequilibrio que están advirtiendo entre petroleras y los comercios dedicados a la venta de combustibles llegara a profundizarse, si “la baja en los márgenes llegara a generalizarse seguramente habrá suspensiones de personal, gente que reducirá su planta de trabajadores y al tener que ajustarse esto tendrá su consecuencia en la pérdida de fuentes de trabajo”.

Comentá la nota