Estaciones de servicio y Gobierno buscan hoy destrabar el paro

El Gobierno recibirá hoy a las petroleras, a las cámaras empresarias y a los gremios del combustible para negociar una solución a los reclamos de rentabilidad y mejora salarial y evitar así el paro de estacioneros que podría concretarse los días martes 30 y miércoles 31 de esta semana.
El encuentro será en el salón principal del Ministerio de Planificación, en la calle Hipólito Irigoyen 250, y de no haber un acuerdo corre peligro el abastecimiento para el inicio del año próximo.

Los representantes de la Casa Rosada en las negociaciones serán el ministro de Planificación, Julio De Vido; y los secretarios de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y de Energía, Daniel Cameron.

En tanto, en el otro extremo de la mesa se ubicarán Rosario Sica, titular de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra) y Manuel García, presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI).

También estarán Marcelo Rovasio, titular de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA); y representantes del Sindicato de Empleados (SOESGyPE) y de las petroleras.

Las negociaciones estarán centradas en dos de los cinco puntos que los estacioneros y empleados vienen reclamando desde hace al menos cinco años: mayor rentabilidad y aumento salarial para los trabajadores del sector.

A la tarde se reunirá la Multisectorial conformada por estacioneros y empleados para analizar la propuesta del Gobierno y las petroleras "y de no encontrar un ofrecimiento potable, habrá un cese de ventas", según se indicó.

La última reunión fue el 22 de este mes cuando lograron acordar que el abastecimiento para todas las bocas de expendio estará asegurado, además de la renovación de los contratos de estaciones independientes con las petroleras y las garantías para las fuentes laborales.

El choque más fuerte se prevé entre García -quien pide una mejora en la rentabilidad de entre el 8 y el 15 por ciento-; Moreno, polémico por su inflexibilidad a la hora de negociar: y, los representantes de Repsol YPF que no quieren ceder puntos de renta.

Actualmente, el 64 por ciento del total de los litros vendidos por año quedan en manos del Estado en concepto de impuestos, el 30 pertenece a la rentabilidad de las refinerías y el restante 6 por ciento es absorbido por las Pymes.

El precio del petróleo cayó en los últimos tres meses de 160 dólares a 35 dólares y los combustibles mantuvieron su valor en el país, pero las estaciones de servicio siguen logrando el mismo porcentaje de rentabilidad que, según dicen, no les alcanza para sostener la actividad.

Las cámaras empresarias piden al Gobierno y a las petroleras 2 puntos más, para llegar a por lo menos el 8%, para poder acceder a una rentabilidad acorde a los gastos que poseen y al porcentaje del reclamo salarial de los empleados, que está en el 15%.

Desde el sindicato de empleados dijeron que la petrolera que más "dureza" muestra a la hora de negociar es la hispano-argentina Repsol YPF porque "quiere monopolizar el mercado en el país", mientras que ESSO, Shell y Petrobrás "no ponen trabas".

En ese marco, García afirmó en declaraciones a la prensa que de no tener una respuesta favorable en la reunión el sector "tomará una medida muy dura".

"Estamos esperando una respuesta del Gobierno, depende de ellos que suspendamos o no la venta de combustibles", dijo García a la prensa y añadió que "en las actuales condiciones se hace insostenible tener una estación de servicio".

Por otra parte, Sica señaló que no sabe cual es el objetivo del Gobierno que "abandonó" a la actividad - que posee 50 mil puestos de trabajo- y "no dio respuestas en los últimos cinco años".

"Nosotros no pedimos aumentos de precios, sino que bajen los impuestos al combustible. Pero ellos utilizan ese dinero que recaudan para subsidiar al transporte logrando verdaderos negociados con las empresas que revenden los excedentes", denunció Sica.

Comentá la nota