Estaciones de servicio en alerta por problemas de abastecimiento

Las estaciones de servicio de todo el país están en estado de alerta porque continúan los problemas de abastecimiento de combustibles, se suspendieron las negociaciones salariales con los empleados y el Gobierno "no aplica" las medidas acordadas a principios de año para mejorar la rentabilidad del sector.
En febrero, los estacioneros, las petroleras y el Gobierno consensuaron medidas para mejorar el abastecimiento y la rentabilidad de las expendedoras, para que estas puedan negociar subas salariales con sus empleados, pero el sector denuncia que "no se aplicaron".

La presidenta de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra), Rosario Sica, dijo que el sector quiere reunirse con De Vido la próxima semana para reclamarle por la no implementación de esos acuerdos que son "clave" para la subsistencia de las expendedoras.

"Parece que el Ministro (De Vido) está muy ocupado con las elecciones y por eso no puede atendernos. Pero necestitamos que lo haga porque la situación es insostenible", dijo la titular de Fecra.

Las estacioneros reciben naftas y gas oil por cupos que fueron impuestos por el Estado a comienzos de la década cuando el país atravesaba uno de sus peores momentos por la crisis económica.

Ahora, los estacioneros aseguran que el país ya no sufre esos avatares y que las petroleras están en condiciones de abastecer sin topes, por lo que piden el fin al sistema de cupos, que "lo único que hace es desabastecer".

Otro de los reclamos está dado en la renovación de contratos de abastecimiento para las estaciones de "bandera blanca" que no responden a las grandes petroleras que operan en el país.

Las denuncias indican que las petroleras "complican" la renovación de esos contratos a las estaciones de bandera blanca para que estas "quiebren", consiguiendo así monopolizar la venta minorista de combustibles.

Pero, en medio de la crisis y el crecimiento del desempleo, la rentabilidad sigue siendo uno de los inconvenientes más importantes para los estacioneros, al punto que mucho de ellos se ven obligados a cerrar sus expendedoras.

"Unas 200 estaciones de servicio cerraron en el país en lo que va del año por problemas de rentabilidad y seguirán cerrando si la situación no mejora", aseguró Sica.

Los números del sector señalan que de las 7 mil estaciones que había en 2005, unas 3 mil cerraron sus puertas hasta la primera quincena de este mes y despidieron a, al menos, 12 mil empleados.

Actualmente, el Estado se queda en concepto de impuesto con el 70 por ciento de cada litro de combustible comercializado, las petroleras con el 23, y las estaciones sólo con el 7 por ciento.

En ese marco y de cara al fin de semana largo, los rumores sobre la posibilidad de un paro nacional comienzan a crecer en las estaciones, aunque, según Sica, "hasta el momento no hay ninguna decisión tomada".

La titular de Fecra dijo que el abastecimiento para el fin de semana largo "no debería tener inconvenientes, dentro del marco de los problemas habituales".

Comentá la nota