Las estaciones de servicio ya no aceptan tarjetas de crédito

Los empresarios dicen que esta modalidad de pago les resta rentabilidad por las altas comisiones y los plazos de pago. Las pocas que lo aceptan ofrecen promociones
Los miles de automovilistas que se lanzarán a las rutas en estas vacaciones de verano deberán llevar algo más de efectivo que lo habitual. Sucede que la gran mayoría de las estaciones de servicio del país no aceptará como medio de pago para la carga de naftas y gasoil la tarjeta de crédito, una herramienta hasta hace poco muy habitual para llenar el tanque.

En cambio, mantendrán el pago con tarjeta de débito, que implica una comisión menor y un lapso de acreditación mucho más breve.

En rigor, la tendencia a rechazar el pago en plástico comenzó hace al menos tres años, cuando los pequeños y medianos propietarios de bocas de expendio decidieron suspenderlo en el marco de la crisis que afecta al sector y causó el cierre de unos 2.500 establecimientos desde 2005.

Pero en el último tiempo la tendencia se extendió y afecta incluso a las estaciones de servicio que pertenecen a las empresas petroleras. Por caso, YPF y Petrobras –suman entre ambas un 70% de las ventas y lideran el mercado junto a Esso y Shell– pusieron en marcha planes para retirar el pago con tarjeta en la mayoría de sus estaciones.

Para quien encuentre estaciones que aún despachen con tarjeta habrá al menos como premio consuelo descuentos de entre 5% y 10% en la carga.

Las bocas del Automóvil Club Argentino (ACA), que visten la marca YPF, todavía aceptan el plástico, pero sólo para sus socios, que reciben bonificaciones de hasta un 5 por ciento. Y algunos bancos, como el Santander Río y el Francés, ofrecen promociones similares durante algunos días de la semana.

Cuestión de márgenes

Tanto las petroleras como las estaciones de servicio repiten el mismo argumento para explicar el rechazo de la tarjeta: la venta con plástico implica un pago de comisión del 3% sobre la operación y un plazo de acreditación de 23 días, por lo que no sólo erosiona las ganancias sino que produce desfinanciamiento en un momento en que el sector está en crisis.

En esa línea, los empresarios Pyme del sector esperan reunirse hoy con técnicos del Ministerio de Planificación para avanzar en un plan que les permita mejorar sus ingresos. De lo contrario, podrían implementar un paro de 48 horas. A mediados de año, Fecra, la federación que conduce Rosario Sica y reúne a las estaciones de Capital y parte del Gran Buenos Aires, intentó junto a la Asociación de Tarjetas de Crédito (ATASYC) reinstalar el pago con plástico. El plan consistía en admitir la tarjeta pero en tres cuotas, con un interés del 6% trimestral. La medida despertó polémica y finalmente no prosperó.

Comentá la nota