Estacioneros irían al paro contra la "presión fiscal"

Los empresarios de las estaciones de servicios de la provincia están en pie de guerra contra la "presión impositiva" que, señalan, ejerce el fisco santafesino sobre el sector. En ese sentido, el vicepresidente de la Cámara de Estaciones de Servicios de Rosario (Cesgar), Rubén Fernández , indicó que el sector analiza una medida de fuerza.
Aunque se trata de una demanda de vieja data, el malestar se profundizó en las últimas horas cuando una serie de estaciones recibieron notificaciones por parte de la Administración Provincial de Impuestos (API) intimándolos a registrarse en el régimen de percepción en función de su nivel de facturación.

Los estacioneros se quejan por el régimen de percepción de ingresos brutos que se implementa en la provincia, a través del cual las empresas que facturan por encima de 4 millones de pesos anuales deben actuar como agentes de retención por aquellas ventas que superen los mil pesos diarios. Aseguran en ese sentido, que el fisco los trata como una gran compañía "cuando sólo tenemos de eso el nivel de facturación ya que el resto es una estructura propia de una pyme", agregó Fernández.

Pero además, el reclamo incluye el monto de la alícuota de ingresos brutos por la reventa de combustible, que en Santa Fe es del 3,25%, mientras que en provincias vecinas como Entre Ríos o Córdoba llega apenas al 2,28%.

Los estacioneros argumentan que, al tratarse en su mayoría de empresas pymes, no cuentan con la estructura suficiente como para llevar adelante la tarea de agentes de percepción de ingresos brutos. "Tenemos playeros, no contadores atendiendo al público", cuestionaron.

Al respecto señalan que se requiere diseñar un complejo sistema de software para cruzar los datos de los clientes y su situación fiscal. "Nos encontramos con la situación de tener que cargar combustible y al mismo tiempo consultarle si están inscriptos en ingresos brutos y si tienen convenio multilateral", graficó Fernández.

Fernández explicó que el régimen de percepción vigente genera situaciones "engorrosas" fundamentalmente con aquellas empresas —como las de transporte de todo tipo— que son clientes de la estación de servicio y bajo una misma razón social cargan combustible en varios vehículos. "Por ejemplo, viene un camión de una empresa y carga 400 pesos, viene otro y carga 580 pesos y finalmente viene el dueño de la empresa y carga 20 pesos. A él, que es el último y completa el cupo de mil pesos debo retenerle todo el impuesto correspondiente", señaló Fernández, quien reiteró que eso genera múltiples complicaciones tanto para la propia estación de servicio como para el cliente.

Asimetría. Aclaró además que, aunque se trata de la minoría de los casos, algunas estaciones no superan la facturación establecida para ser agente de percepción, con lo cual "tienen más ventajas porque la gente compra en ellas para evitar tantas situaciones complicadas".

En función de esta situación, la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni) convocó a una reunión urgente a sus miembros para analizar medidas de fuerza en los próximos días en toda la provincia, que podrían consistir en paros totales en la atención al público.

Competencia

Los empresarios de estaciones de servicio nucleados en Cesgar se quejaron porque, debido a que el monto de la alícuota de ingresos brutos que grava la reventa de combustible es más alto en Santa Fe que en Entre Ríos y Córdoba, las estaciones locales pierden ventas frente a sus pares de las provincias vecinas

Comentá la nota