Los estacioneros critican al Gobierno por el precio de la nafta

Pese a la volatilidad del valor del barril del petróleo en los mercados internacionales, los empresarios señalaron a lanacion.com que se trata de un "precio político"; críticas al componente impositivo; "el Estado se queda con la mitad del precio que paga el consumidor", afirman
Más allá de los vaivenes internacionales, con picos y pisos pronunciados debido a la crisis financiera que golpea al mundo, el precio de la nafta en la Argentina goza de una quietud envidiable, criticada por los consumidores y los empresarios por igual.

Es que pese a que el barril rozó hace sólo unos meses los 150 dólares en el mercado neoyorquino, la referencia para el país, la nafta local sufrió leves subas en relación incluso con países de la región. Hoy, cuando el precio del oro negro se deprime por debajo de los 50 dólares, los consumidores se quejan del valor que pagan por llenar sus surtidores.

"El precio de la nafta es político", resumió con contundencia ante la consulta de lanacion.com Manuel García, presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independiente (AESI). "De 2004 a 2008, la nafta permaneció planchada. Hoy se da lo contrario", agregó.

Además, el empresario precisó que en el precio de los combustibles "hay 70 % de componente impositivo", lo cual consideró "una voracidad fiscal que no tiene antecedentes".

"Cuando empezó a subir el petróleo y llegó a los 147 dólares, los combustibles no subieron en los mismos valores que en el resto del mundo. Ahora se están desmoronando afuera y en la Argentina no, porque aún aquí sigue siendo muy barato en relación a lo que se paga en otros países", afirmó a este medio Raúl Castellano, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha).

"En la ecuación de los precios hay que tener en cuenta que el valor se compone de un 62% de IPC (transferencia a los combustibles), un 21 % de un impuesto específico, más el IVA. El Gobierno se queda con la mitad del precio que paga el consumidor", afirmó.

La misma visión tiene Rosario Sica, presidenta de la Federación de Empresarios de Combustible. "Cuando el crudo estaba por arriba de los 145 dólares en el mundo, nosotros los teníamos congelado a 42 dólares. Y ahora que está por debajo, las petroleras lo venden a 57 dólares", relató.

Después de quejarse por las 99 actas que le impuso el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, por no rebajar el precio de la nafta en sus estaciones de servicio, Sica criticó la carga impositiva que impone el Gobierno. "IPC, tasa hídrica, impuesto específico", comenzó a enumerar sin siquiera llegar a terminar.

Comentá la nota