Estacionamiento medido: comerciantes de la Arístides Villanueva contra la medida de Fayad

La iniciativa impulsada por el intendente de la Capital generó el rechazo de los clientes y dueños de negocios, que ahora pagarán dos pesos cada media hora. Los comerciantes consideran que sólo es una medida recaudatoria y que explotará el tránsito en las calles aledañas. Temen que la tarifa espante a los clientes de los comercios.
Por lo pronto, cuando afinan las cuentas ya mastican bronca porque intuyen que estacionar saldrá más caro que cargar gas para el mismo vehículo. A lo largo y a lo ancho de la avenida Arístides Villanueva, la nueva ordenanza municipal sobre el estacionamiento medido en Capital ha generado el rechazo unánime de los clientes y de los dueños de negocios, quienes consideran que la medida es un simple ardid recaudatorio.

El cobro de dos pesos por cada media hora de estacionamiento en la conocida arteria céntrica provocó malestar y quejas varias, y apenas una voz en defensa de la iniciativa impulsada por el intendente Víctor Fayad y que se conoció esta mañana.

Para los comerciantes se trata de una medida que no ayudará a organizar el tránsito sino a desplazar el estacionamiento -tanto de los clientes como el del propio vehículo- a las calles aledañas.

"Esto no beneficia, es una medida recaudatoria que perjudica al comerciante. La gente que viene a comer se queda entre una a dos horas y ya tiene que pensar en 8 pesos más", explicó Gabriel Gili, que hace dos meses abrió su pizzería, acotando que los negocios ya pagan las tasas municipales por derecho comercial.

Una de las complicaciones para los clientes la señaló Pablo Blat, que está al frente un pub, y que indicó que las tarjetas que venden los cuidacoches con la pechera del municipio limitan el estacionamiento a dos horas en el mismo lugar. Sin embargo, algunos cuidadocoches explicaron que esta medida no se cumple, y que ellos les indican directamente a los conductores que pueden estar el tiempo que quieran, sin las dos horas límite.

Las complicaciones no sólo las tienen los dueños de los locales comerciales, que piensan que la iniciativa de Fayad podría reducirles clientela, sino también para los empleados de éstos. En esa línea, Rodrigo Blanco es personal trainer y trabaja en un gimnasio ubicado sobre la popular avenida que se transformó, con los años, de residencial en comercial.

"En lo personal no es viable, porque tengo que pagar por nueve horas de trabajo. En total, son 36 pesos por día, entonces te das cuenta que vas a gastar más en estacionamiento que en el GNC para el auto", acotó el entrenador físico, mientras a su lado un cliente del gimnasio evaluaba que, por la medida, las calles aledañas se saturarían de vehículos.

En la misma sintonía apunta Eli Conte, la propietaria del gym. Pero también recuerda, cuando surgieron los problemas de estacionamiento en el barrio Bombal y los vecinos elevaron su voz, que a los dueños de los comercios la municipalidad les entregaría una oblea para poder estacionar sin tener que pagar.

Cuidacoches a favor

Esteban Zeballos tiene 29 años y forma parte del programa municipal de estacionamiento medido. Su opinión es la única que apuesta por los beneficios de la medida que comenzó a implementarse hoy, ya que sus ingresos se verían acrecentados, según sus cálculos. Esteban compró 200 tarjetas de las cuales tiene que dar a la municipalidad la mitad del valor de las mismas, es decir, un peso queda en su bolsillo, otro se destina a las arcas municipales.

Para Esteban, "va a servir mucho más cobrar así que andar monedeando. Los tarjeteros ganarán 150 pesos por día, cuando con el sistema anterior sacaban entre 40 y 50 pesos", explicó.

El tarjetero también minimizó las quejas de la gente al sostener que los conductores ya están acostumbrados a pagar una determinada suma para estacionar en la calle.

El fue el único de los consultados en apoyar la medida de Fayad. Razones no le faltan: según sus cálculos, cobraría un promedio de 2500 pesos al mes.

Comentá la nota