Estacionamiento medido, un callado proyecto en San Martín

El gobierno municipal analiza implementarlo, como parte de un programa integral de ordenamiento del tránsito en el centro de la ciudad.

En el mismo entorno de la intendenta, Luz Sapag, las opiniones están divididas.

San Martín de los Andes > El Ejecutivo municipal estudia un proyecto destinado a poner en marcha un sistema de estacionamiento medido en el centro de la ciudad. La idea forma parte del plan de organización del tránsito que la comuna viene gestando desde hace ya largo tiempo.

Si bien el proyecto se mantiene guardado bajo siete llaves, este diario pudo averiguar que la idea se encuentra sobre el escritorio de la intendenta Luz Sapag y es motivo de debate cada vez que se trata el tema del tránsito y la implementación de un programa presentado tiempo atrás que entre otras cuestiones prevé el cambio de sentido de algunas arterias céntricas y hasta la modificación de ingresos a la localidad, por caso a través del callejón que se piensa abrir en tierras que el Regimiento de Caballería de Montaña Nº IV cedió para tal fin.

Según las fuentes consultadas cada vez que se toca el tema en el despacho de Sapag, se producen enfrentamientos de magnitudes bíblicas entre quienes están a favor de la medida y quienes entienden que lo único que la ciudad no necesita es un sistema de estacionamiento medido.

Quienes están a favor del proyecto aseguran que en la "city" ya no hay lugar para estacionar debido a que los vecinos van a trabajar y estacionan sus autos durante ocho o más horas en un mismo lugar.

Por su parte, quienes se oponen de plano a esta situación afirman que si al crecimiento vertiginoso que experimentó la localidad se le agrega un sistema de estacionamiento medido se estaría firmando el certificado de defunción de lo que otrora era una apacible aldea de montaña, imagen que atrae a miles de turistas todos los años.

Otro punto a tener en cuenta es la instalación de semáforos, cosa que en su momento Libres del Sur consultó mediante una pequeña encuesta cuyos resultados indican que la mayoría de los entrevistados estaría a favor de su instalación. A pesar de eso el tema no prosperó para alegría de quienes entienden que el por momentos caótico tránsito local, no se encauzará con la colocación de un par de semáforos.

Mucho se habla de la situación del tránsito, y muchos experimentos se realizaron a lo largo del tiempo, por caso, el famoso radar, los limitadores de tránsito y hasta los "chalecos naranjas" hoy devenidos en verdes, quienes por momentos intentan ordenar el tránsito y por otros desaparecen del centro de la localidad.

Decisión

Otro punto a tener en cuenta es que la ciudad es una de las localidades de la provincia que más cantidad de automóviles tiene en relación a sus habitantes, debido esto al crecimiento exponencial de su población y al poder adquisitivo de muchas de las personas que en los últimos años se instalaron en la misma.

A esto se suma que una vez definida la necesidad de su implementación el proyecto deberá ser enviado al Concejo Deliberante donde con seguridad se instalará un arduo debate.

Lo cierto es que mientras quienes concurren a la carpa chica de Sapag discuten a voz en cuello sobre las conveniencias o no de aplicar esta idea, las calles en las que habría que ponerla en marcha, el valor a cobrar y si su implementación estaría a cargo del municipio o de una empresa privada como ocurre en otras ciudades del país; la intendenta Luz Sapag observa, escucha y espera el momento justo para aplicar la antigua fórmula que reza: "Tu opinas, él opina, vosotros opináis. ¡Yo decido!"

Comentá la nota