Establecen tecnologías para mejorar la vida en grandes núcleos urbanos

IBM proyecta las tecnologías que deberán establecer las grandes urbes para convertirse en "ciudades inteligentes". Ellas están vinculadas al ahorro de energía, de agua y la respuesta a emergencias.
Según un informe elaborado recientemente por IBM, los grandes centros urbanos -especialmente las localidades superpobladas- deberán convertirse en "ciudades inteligentes" para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En tanto, aclaró que para que ello prospere, las mismas deberán estar mejor instrumentadas e interconectadas.

Al respecto, el gigante informático acaba de publicar una lista de las innovaciones que podrían transformar la manera de vivir, trabajar y actuar en las grandes ciudades durante los próximos cinco años.

El informe de este año, que es el cuarto para la compañía, se centra en las ciudades porque el mundo está experimentando una urbanización sin precedentes, se estima que 60 millones de personas se mudan a las ciudades y las zonas urbanas cada año, más de un millón de personas cada semana.

El año pasado, nuestro planeta alcanzó un hito importante por primera vez en la historia, la mayoría de la población mundial residía en ciudades.

Ante esta superpoblación, en los próximos años los sistemas destinados a hacer las urbes más inteligentes generarán cambios que les permitirán hacer frente esta situación.

La lista

En primer lugar, las ciudades tendrán sistemas inmunológicos más inteligentes, un cambio generado por el aumento y la expansión de las enfermedades.

Por otra parte, los nuevos edificios se construirán con tecnologías que los harán funcionar como organismos vivos y podrán detectar y responder rápidamente para proteger a sus habitantes, ahorrar recursos vitales como el agua o la energía, y reducir emisiones de carbono.

En tercer lugar, serán más los vehículos que se usan en las ciudades que no utilicen combustibles fósiles. Sucede que gracias a las nuevas tecnologías, las baterías llegarán a tener cargas que alcancen para recorrer 800 kilómetros. Habrá redes energéticas inteligentes, situadas en sitios públicos. Estas fuentes dispensarán energías renovables, como la eólica. Todo ello reducirá al mínimo la contaminación en las ciudades.

En tanto, en cuarto lugar, debido a que las ciudades habrán de afrontar el incremento exponencial de la demanda de agua (que se espera se multiplique por seis en los próximos 50 años), las urbes instalarán sistemas inteligentes de alcantarillado destinados a purificar el agua desechada para hacerla potable

Por último, IBM vaticina que las ciudades serán capaces de reducir y de prevenir las emergencias, como crímenes o desastres. Para ello, se crearán sistemas de registro y divulgación de datos a tiempo real.

Comentá la nota