Establecen que el IASEP entregó remedios truchos

La Justicia federal estableció que un lote de medicamentos oncológicos fueron entregados a pacientes por el Instituto de Asistencia Social al Empleado Público (IASEP) y que presentaban sustanciales diferencias con los originales. Los cambios fueron hallados tanto en lo que atañe a los envases como a sus contenidos, que carecían del principio activo declarado. La acusación aparece en un fallo de la Cámara Federal donde procesan a la viuda de Sebastián Forza, acusada de comercializar remedios oncológicos ilegales.
Sorpresivamente, la Cámara Federal decidió procesar a la viuda de uno de los empresarios asesinados en el triple crimen de General Rodríguez en una causa que había sido iniciada en 2007 por el Instituto Nacional de Medicina (Iname).

Fuentes judiciales explicaron que Solange Bellone había sido sobreseída en primera instancia en esta misma causa que, en principio, no tiene relación con el expediente que actualmente encabeza el juez federal Norberto Oyarbide.

Según la resolución de la Sala II, Bellone fue procesada por ser hallada "supuestamente responsable de la venta de medicamentos oncológicos falsos".

Los medicamentos adulterados eran drogas contra el cáncer de mama, cuando la acusada era presidenta de la droguería Baires Med, de la cual su marido era apoderado. El fallo de la Cámara fue muy duro y se ordenó al actual juez del caso, Ariel Lijo, fijarle un embargo y disponer "medidas" para evitar eventuales fugas de la Justicia.

Esta es una causa anterior a la que ahora tramita el juez federal Norberto Oyarbide por la mafia de medicamentos".

La medicación adulterada fue "Herceptin 440 miligramos", un remedio para tratar "cáncer desama metastático con hiperexpresión tumoral de HER2". Se comprobó que fue suministrada a dos pacientes por sus obras sociales, Fedecamaras y el Instituto de Asistencia Social al Empleado Público (IASEP) de la provincia de Formosa, luego de ser adquiridos al menos en un caso a BAires Med.

"Se encuentra debidamente acreditado que las unidades medicinales aludidas fueron entregadas a las pacientes por sus respectivas obras sociales -Iasep y Fedecamaras- y que aquellos presentaban sustanciales diferencias con los originales, tanto en lo que atañe a sus envases como a sus contenidos, que carecían del principio activo declarado", dice el fallo.

Esos medicamentos habían sido vendidos por las droguerías Biofar y SEacamp, respectivamente, y ninguna de ellas pudo justificar debidamente la procedencia de la totalidad de las unidades comercializadas.

Bellone era "accionista y presidente de la Drogueria Seacamp SA, que operaba comercialmente bajo el nombre de fantasía Baires Med, luego cambiada su denominación a Sanfor Salud".

En una de las inspecciones hechas al lugar, el 17 de mayo de 2007, el entonces apoderado de la firma y luego asesinado Forza aseguró haber devuelto los lotes del medicamento al laboratorio productor, algo negado por Roche.

Solange había sido beneficiada con la falta de mérito por el juez de instrucción en lo criminal Federico Salvá, pero al ser apelada esta decisión por el fiscal Marcelo Munilla Lacasa, la Cámara del Crimen entendió que correspondía enviar la causa al fuero federal. Ahora, el caso está en manos del juez Lijo.

"Las particularidades que presentaban los medicamentos, sumado a las irregularidades advertidas en torno a la documentación que ampara las compras, impiden asignarle credibilidad a sus dichos", dice el fallo de la Cámara.

Comentá la nota