"Estaban en el despacho de Romero y hubo que sacarlos por la fuerza"

El ministro de Gobierno y Justicia, Máximo Pérez Catán, explicó que los dirigentes gremiales estaban instalados en el despacho de la ministro de Educación, Mirtha Romero, y se negaron a retirarse, y como era necesario cerrar el edificio los tuvieron que desalojar, razón por lo cual se inicio un procedimiento de convencimiento.
"El oficial policial les comentó que estaban cometiendo un delito y les pidió que no les obligaran a los policías a restituir la legalidad de los hechos, ellos insistieron en quedarse y en esa instancia intervino la fiscal Suárez García que redactó una notificación para los sindicalistas imponiendo a la policía la restitución de la legalidad", explicó.

Pérez Catán dijo que con varias negativas por parte de los sindicalistas, la policía usó la fuerza para sacarlos, "no tengo información si hubo muchos o pocos gases lacrimógenos porque yo venía viajando de Sarmiento pero tuvo que hacer uso de la fuerza para que entendieran que estaban cometiendo un delito".

El funcionario provincial no pudo especificar que tipo de epítetos recibió la ministro de Educación pero aseguró que el gobierno seguirá con las acciones judiciales.

Comentá la nota