Esta semana comienza a sesionar la Legislatura.

La Cámara de Diputados se reúne el miércoles a las 11, el Senado lo haría el jueves a la misma hora. Las sesiones se inician en el peor de los climas. Las relaciones están cortadas y se presume una parálisis legislativa para el 2009.
El clima en la Legislatura provincial quedó complicado. La Asamblea Legislativa para el inicio de sesiones agregó conflictividad entre los bloques de la oposición y del oficialismo. El clima de consenso y de diálogo, perdido a fines del 2008 con el no tratamiento del Programa de Asistencia Financiera, no fue recompuesto.

La presidente de la Cámara de Diputados, Josefina Meabe de Mathó, dijo que “la figura del Gobernador (Arturo Colombi) merece y necesita que se la respete. En una sociedad madura, desde el lugar que cada uno ocupa, se deben respetar las investiduras o, sino, entramos en la hecatombe de la falta de respeto”.

Luego se refirió a los legisladores que se levantaron durante el discurso: “Creo que no había motivos reales para levantarse o para que los legisladores hicieran lo que lo hicieron, es decir, levantarse durante el discurso del Gobernador. Pongamos un poquito de cuidado en las actitudes que asumimos y demos el ejemplo a las generaciones que nos suceden”, instó la dirigente liberal al referirse a la forma de actuar de sus pares. “Sino, estamos retrocediendo y vamos camino a una barbarie”, acotó.

“Creemos que será un año en que la Legislatura estará casi inactiva”, dijo la diputada radical Graciela Rodríguez. Fundamentó su especulación en que “las relaciones entre oficialismo y oposición no se recompusieron, es más, quedaron peores después del discurso del Gobernador”.

Esta semana se deberían inician las sesiones ordinarias de ambas cámaras. Los horarios de las reuniones serán los mismos: Diputados confirmó la convocatoria a sesiones para el miércoles a las 11, en ese encuentro se definirá si hay modificaciones. En tanto en el Senado, la resolución citando a sesión para el jueves a las 11 está confeccionada, solamente resta la firma del presidente del cuerpo, Rubén Pruyas.

Las primeras sesiones permitirán un testeo de cómo están las relaciones entre los legisladores, no hay muchas esperanzas de que el panorama cambie, de continuar así se pronostica una parálisis en el parlamento local, lo que repercutiría en la aprobación de leyes.

Comentá la nota