ESTA PROCESADO POR UN CASO DE VIOLACION A LOS DERECHOS HUMANOS Y ES CANDIDATO A DIPUTADO

Patti hace campaña desde la cárcel y por teléfono público

El ex subcomisario se ampara en un fallo de la Corte y dice que le permitirán asumir si resulta electo.

Suena el celular y el identificador de llamadas devuelve una serie infinita de "1". Cuando el periodista responde, una cinta grabada advierte: "Esta llamada está siendo realizada desde un establecimiento penitenciario". ¿Una amenaza? ¿Una trampa telefónica de las que se volvieron habituales en los últimos tiempos para sacarle dinero al incauto? Cinco segundos más tarde, una voz en vivo aparece del otro lado de la línea: "Hola, soy Luis Patti, ¿Cómo le va?", le dice a Clarín, alejando algunos fantasmas y acercando otros.

El ex subcomisario procesado por secuestros y torturas durante la última dictadura llama desde el penal de Marcos Paz donde cumple prisión preventiva desde hace más de un año. Tras las rejas, está en campaña para renovar la banca de diputado para la que fue electo en 2005 y nunca pudo asumir por "falta de idoneidad moral", según argumentaron los legisladores que impugnaron su diploma.

"Esta vez no van a poder impedir que asuma, porque la Corte Suprema ya dijo el año pasado que me tenían que tomar el juramento", alega Patti, recordando el fallo que le permitió salir en libertad unos pocos días en abril de 2008, antes de que los diputados votaran su desafuero y volviese a prisión.

En los últimos días se presentaron ante la Justicia tres pedidos de impugnación a su candidatura, alegando que sería un contrasentido poner a disposición de un procesado por crímenes de lesa humanidad la salvaguarda de los fueros parlamentarios. Pero Patti confía en que no prosperarán, se define como "diputado en ejercicio" y "preso político" y califica de "chapuza" la causa en su contra.

El ex intendente de Escobar asegura que tiene un piso del 4 % de los votos bonaerenses que va en aumento y explica que no sólo le quita votos al peronismo disidente sino también al kirchnerismo, en los barrios más humildes.

Sabe que su voto crece de la mano de la preocupación por la inseguridad y explica que hay que "recuperar una policía disciplinada y orgullosa de su trabajo, que tenga la confianza de la sociedad".

Patti vislumbra que el ciclo kirchnerista "se agota de la mano del engendro de la transversalidad" y se lanza de lleno a la interna del PJ: "Creo que (Eduardo) Duhalde se transformará en el referente del peronismo bonaerense después de las elecciones para iniciar la reconstrucción del partido y tendrá un papel determinante en la elección del candidato del justicialismo para 2011".

Ya en 2005, Patti apoyó con su partido, PAUFE, la candidatura a senadora de Hilda "Chiche" Duhalde. Y ahora se postula por el Frente Con Vos Buenos Aires, que es impulsado por el ultraduhaldista Daniel "Chicho" Basile.

Antes de despedirse, Patti cuenta que pasa sus días leyendo en una celda de tres metros por dos y medio. Que acaba de terminar "¡Pobre patria mía!", el último libro de Marcos Aguinis y comenzó con "Soy Roca", de Félix Luna. Y que juega algo de vóley en su horario de recreación.

Eso sí, se lamenta de que aún no le hayan autorizado a tener un teléfono celular para comunicarse con la prensa y sus operadores políticos durante la campaña. Por ahora, debe hacer cola para llamar desde el teléfono público del penal.

Comentá la nota