"Esta es la política, no la de la oposición", afirmó Kirchner en la inauguración de obras en Avellaneda

El candidato a diputado participó esta tarde de las inauguraciones de un instituto municipal de odontología infantil y una escuela para discapacitados. Al ser consultado sobre la autorización de Cuba para que Hilda Molina viaje a nuestro país, el ex presidente sostuvo: "Estoy muy contento como ciudadano argentino".
El candidato a diputado nacional del Frente Justicialista para la Victoria, Néstor Kirchner, aseguró este viernes que está "muy contento como ciudadano argentino" que Cuba haya permitido viajar a la Argentina a la médica Hilda Molina y destacó "la actitud" del gobierno cubano de permitirle la salida del país caribeño.

Kirchner formuló declaraciones poco después de participar de la inaguración del centro odontológico infantil y del nuevo edificio de la escuela 550 para discapacitados motrices del partido de Avellaneda.

"Estoy muy contento como ciudadano argentino que se reencuentre una familia. Me parece muy buena la actitud del gobierno cubano, un buen resultado", señaló Kirchner, poco antes de comenzar una caminata por Villa Corina, uno de los barrios más populares del sur bonaerense.

A lo largo de dos horas y media, Kirchner caminó por las calles del barrio, que lo recibió con numerosas muestras de cariño. Acompañado por el intendente de Avellaneda, Baldomero Alvarez de Olivera, Kirchner saludó a vecinos, alzó bebés y besó a las madres y a las abuelas que le acercaban a las criaturas y no faltaron muestras de afecto a los hinchas de Racing, el club del que es hincha el ex presidente.

Rodeado por obreros con cascos amarillos, el presidente del Partido Justicialista (PJ) protagonizó una de las marchas más nutridas y coloridas que realizó en el conurbano bonaerense.

En el marco de la recorrida, Kirchner se subió a un camión estacionado con vigas, saludó con las manos en alto y se prestó a una foto con los trabajadores de la construcción. Luego, saludó a un almacenero que le hacía señas para que se acercara y, cuando lo hizo, el dueño del almacén lo sorprendió con una jarra pingüino de regalo.

A mitad de camino, desde un balcón salieron dos jóvenes con las camisetas de la Academia. Kirchner se paró, los saludó a ambos, hizo un cero con la mano derecha y abrió tres dedos de la izquierda. Mano a la que besó, como diciendo son los que "le vamos a hacer a Boca" el domingo.

Hace diez días, Kirchner estuvo en el Cilindro, el estadio de la Academia, visitó a los jugadores y les prometió dos televisores plasma si le ganaban a Boca Juniors.

En los últimos días, Kirchner estuvo en los partidos de Tigre, La Matanza y en Pilar, donde el recibimiento de los vecinos fue "importante", destacó el vocero. "Es magnífico, magnífico", respondió Kirchner a Télam cuando lo consultó sobre el recibimiento de los vecinos.

Comentá la nota