Ya está operando la nueva terminal de micros

Lo que parecía que jamás se concretaría, desde anoche es realidad: Mar del Plata ya cuenta con una nueva terminal de micros. La misma está emplazada en el predio de San Juan y Luro, comprende un edificio de 17 mil metros cuadrados y en un futuro se unirá -a través de un hall- con la de trenes.
Un micro de "La Empresa Argentina", proveniente de la ciudad de Buenos Aires, conducido por Carlos Ismael Bello y con cerca de una veintena de pasajeros, se convirtió, en los primeros minutos de hoy -exactamente a la 0.03-, en la primera unidad en ingresar a la nueva terminal de micros de Mar del Plata. En lo que constituyó un hecho trascendental, teniendo en cuenta la historia de frustraciones y anuncios truncos que siempre tuvieron al traslado de la terminal de ómnibus como eje central, el micro arribado anoche marcó el inicio de las operaciones en el nuevo predio.

El intendente municipal Gustavo Pulti se encontraba presente en la terminal para recibir a los primeros pasajeros, acompañado por el titular del Ente Municipal de turismo, Pablo Fernández, y la Reina Nacional del Mar, Karina Domínguez. Pulti, que además recorrió en innumerables oportunidades el edificio donde funciona la nueva estación, dijo que se presenció "el proceso de un cambio que anhelamos durante décadas todos los ciudadanos de Mar del Plata".

El jefe comunal, quien al igual que el nuevo concesionario recibió felicitaciones de los numerosos marplatenses que se acercaron al lugar, dijo que "falta terminar el acceso de la avenida Luro, en la esquina con San Juan, donde habrá una gran plaza de acceso peatonal y un acceso de autos de alquiler". Pulti sostuvo que "los turistas que lleguen durante el verano a nuestra ciudad serán recibidos por un edificio moderno y acorde a una ciudad turística como es la nuestra". También expresó que "en febrero o marzo realizaremos la inauguración formal" y agregó que la terminal "se unirá con el ferrocarril por medio de un hall y estructuras arquitectónicas".

Años de anuncios incumplidos

Lo cierto es que desde hace algunas horas, Mar del Plata cuenta con una terminal de micros acorde a la altura de la principal ciudad turística argentina. Los marplatenses han sido testigos de anuncios constantes a lo largo de las últimas décadas por parte de autoridades locales, provinciales y nacionales, de todos los colores políticos, haciendo saber que era inminente la construcción de una nueva terminal de micros. Fueron promesas que se reiteraron a lo largo de los años, generando escepticismo entre los marplatenses. Ahora, la nueva terminal se convirtió en una realidad. "Turísticamente constituye un hecho más que destacable. Para muchos, un sueño que se ha convertido en realidad", confió Pablo Fernández , titular del Ente Municipal de Turismo.

Por otra parte, hasta ayer a la tarde se prosiguió con la ultimación de detalles tanto en las zonas comunes como en las boleterías de las distintas empresas, que culminaron con la mudanza para ya empezar a operar desde la nueva ubicación.

Además, la flamante locación se convirtió en un "paseo obligado", ya que muchos marplatenses llegaron hasta el predio de San Juan y Luro para conocer la ansiada terminal. Así que, con el sol brillando sobre el cielo despejado, los pasillos se llenaron de gente que iba y venía conociendo todos los rincones. Otros optaron por tomar un café en las flamantes confiterías o aprovecharon las ofertas de las dos cajas de alfajores artesanales por $25.

La nueva terminal está emplazada sobre una superficie cubierta de 17 mil metros cuadrados, cuenta con 42 dársenas, 41 boleterías y varios sectores gastronómicos.

En pleno verano, se planea trabajar con 30 mil visitas diarias, algo así como un millón de personas al mes.

El principal acceso peatonal se ubica sobre la calle San Juan, entre 25 de Mayo y 9 de Julio, lo que permite el ingreso a un gran hall vidriado con espacios gastronómicos de un lado y las 42 dársenas del otro. A ambos lados de esa misma calle están ubicadas las casitas de la antigua estación de trenes, que fueron declaradas patrimonio arquitectónico y, en el futuro, funcionarán como oficinas.

Asimismo, en la esquina de 9 de Julio y San Juan se encuentra otro ingreso -peatonal y vehicular- con playa de estacionamiento con capacidad para 70 vehículos particulares.

En uno de los laterales del moderno edificio, el más cercano a la avenida Luro, se ubican las 41 boleterías mientras que se suceden los negocios como kioscos, cafeterías, restaurantes y locutorios. Del otro lado, más cerca de la calle 9 de Julio, se instalaron los sectores de preembarque con control por scanner de rayos X de pasajeros y encomiendas.

Y, ya fuera de la estructura arquitectónica, se erige la torre de control que verifica toda la operatividad de la estación automotora. En tanto, los ómnibus de larga distancia tienen su ingreso por la calle Misiones.

Ayer a la tarde, mientras terminaban de ultimar los detalles tanto en las boleterías como en los sectores comunes de la estación, el administrador de la misma, José Ignacio Alvarez, destacó ante LA CAPITAL mientras observaba el ir y venir que "en este momento, acá hay más gente que en Retiro".

Durante la primera etapa de construcción se generaron 300 puestos de trabajo de mano de obra directa y 400 de mano de obra indirecta, mientras que a partir del pleno funcionamiento se estima que serán 700 puestos de trabajo de mano de obra directa y 2 mil de mano de obra indirecta.

Ultimo modelo

Mientras que en el nuevo edificio el movimiento de gente era incesante, en la antigua terminal de Alberti y Las Heras se estaban terminando de desalojar los negocios y las boleterías, custodiados por personal policial para evitar algún problema.

La nueva estación se construyó sobre una superficie total de 73.730 metros cuadrados, el edificio nuevo cuenta con 17 mil metros cuadrados y en estos momentos, al haber comenzado a funcionar, está "en un 70 por ciento de su capacidad. El otro 20 por ciento se completará con el hall central (a la altura de la calle Misiones) que unirá con la estación de trenes y el edificio de las encomiendas y el 10 por ciento restante con las obras para los ingresos y egresos de taxis y remises", detalló el administrador José Ignacio Alvarez.

En tanto, en la esquina de San Juan y Luro se prevé la parquización de las hectáreas que bordearán los ingresos vehiculares para taxis y remises. Pero, para poder concretarla, están esperando que "la gente del ferrocarril levante el galpón y el depósito de combustibles, además de correr las vías y la mesa giratoria, para poder completar nosotros la obra", sostuvo Alvarez.

Los arquitectos de la nueva estación automotora son Claudio Lucarelli y Daniel Mateos. La obra tiene un plazo final de 24 meses, mientras que la estación tiene capacidad para recibir más de 600 micros por día y contempló una inversión de 24 millones de pesos.

El proyecto, además, incluye la construcción de una estación de trenes que quedará unida con la de colectivos a través de un amplio hall central. Pero para que eso suceda, primero se tendrá que definir cuáles serán las nuevas características del ramal que une a Mar del Plata con Plaza Constitución, para el que existen planes de modernización.

En ese sentido, para que se concrete la estación ferroautomotora se tendrá que desarrollar una serie de obras complementarias que son imprescindibles para el funcionamiento de la terminal.

Uno de los trabajos consiste en el soterramiento de las vías en el paso a nivel de la avenida Jara, lo que constituye una obra de ingeniería compleja, a la que se sumará el rediseño del tendido de parte de la red de agua y cloacas de la zona.

Si bien la Municipalidad de General Pueyrredon deberá ocuparse de estos temas, ya adelantó que para ello se tendrá que requerir la ayuda financiera de la provincia de Buenos Aires. Además, se necesita conocer los detalles del plan de modernización del ramal Mar del Plata-Buenos Aires para, a partir de eso, poder desarrollar un proyecto de obra definitivo.

Comentá la nota