Está por nacer el pagaré bursátil

Frente a la necesidad de crédito de las pequeñas y medianas empresas, el Gobierno creará un instrumento que se podrá negociar en la Bolsa y permitirá que accedan a financiamiento a largo plazo. Es parte de un paquete para el sector.
El Gobierno presentará en los próximos días una iniciativa para que las pequeñas y medianas empresas puedan financiarse en el mercado bursátil mediante pagarés. Será un nuevo instrumento de largo plazo para las empresas que no estén en condiciones de sacar su capital a la Bolsa y será complementario al uso de cheques de pago diferido, cuyo plazo máximo de financiación se limita a 360 días. Fuentes del Ejecutivo y de órganos de control de la Bolsa de Comercio señalaron a Página/12 que el nuevo instrumento competirá con el financiamiento bancario –hoy insuficiente a los requerimientos del segmento pyme– y será parte de un paquete de incentivos que se darán a conocer antes del 28 de junio.

El nuevo instrumento que creará el Ejecutivo se llamará "pagaré bursátil". El objetivo de la medida es potenciar el financiamiento de largo plazo, ya sean seis meses, tres o cinco años. "Por la ley de cheques, estos instrumentos son válidos solamente por 360 días. Por eso resulta más fácil crear un nuevo instrumento que cambiar esa ley", indicaron a este diario técnicos de la Bolsa.

La instrumentación de este mecanismo será similar a los cheques de pago diferido (una empresa emite el cheque, que es comprado por un agente de Bolsa para negociarlo en el mercado). Los pagarés deberán estar respaldados por las Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR), las que convertirán los instrumentos ilíquidos –como los pagarés– en instrumentos líquidos. "Creemos que habrá un gran volumen de operaciones con este nuevo instrumento", indicaron a este diario desde varias SGR, interiorizadas del proyecto.

Las pymes tienen diferentes alternativas para su financiamiento, aunque mayormente están limitadas al corto plazo. Primero están los cheques de pago diferido, luego las obligaciones negociables y, por último, el sistema financiero bancario. Según datos de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en mayo se negociaron 2021 cheques de pago diferido por 55,53 millones de pesos, un 11 por ciento más que el mismo mes del año anterior. La tasa promedio fue del 16,3 por ciento. En abril, el financiamiento a través de este instrumento fue de 66,7 millones de pesos.

Por otro lado, el mes pasado se emitieron obligaciones negociables por un total de 7,7 millones de pesos, correspondiente a siete pymes. En 2008, el total emitido fue de 10,6 millones de pesos. Desde el Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo (Cefid-AR) estimaron que en el cuarto trimestre de 2008, el financiamiento pyme a través del mercado de capitales alcanzó los 322,8 millones de pesos, un 21 por ciento inferior al mismo período de 2007.

Por otro lado, en el período que va desde febrero de 2008 a marzo de 2009 hubo tres nuevas emisiones de fideicomisos, con la participación de 48 pymes, por un total de 32,5 millones de pesos y 9,3 millones de dólares.

A enero de este año –últimos datos disponibles según el Cefid-AR–, hubo una desaceleración del 2,6 por ciento en el financiamiento para las pymes en el sector privado no financiero (en comparación interanual). Por su parte, el sector público financió a las pymes por 2843,7 millones de pesos, un incremento del 32,8 por ciento. Al mes de enero, el stock de la cartera Pyme representó el 25,3 por ciento del total de financiaciones otorgadas.

El acceso al financiamiento de largo plazo es uno de los principales reclamos de las pymes hacia el Gobierno. El Ejecutivo está trabajando contrarreloj para anunciar el "pagaré bursátil" antes de las elecciones del 28 de junio como una iniciativa dentro de un paquete para el sector. A su vez, el Gobierno está apurando la redacción de una nueva regulación para las tarjetas de crédito que fije un piso para las tasas de interés, con el objetivo de seducir a la clase media.

Comentá la nota