Esta mañana arribó una motoniveladora y detrás apareció un transporte que se conoce como carretón trasladando una retroexcavadora, dos de las máquinas que van a comenzar con los movimientos de suelo para la repavimentación de los catorce kilómetros que un

El bloque de la UCR y Treser avanzaron sobre la gestión de gobierno del Frente para la Victoria. Quedó sin efecto el aumento de tasas.
En el término de 14 días han sucedido una serie de hechos en el plano político que resultan inéditos, anoche se sumó uno más: los concejales del Frente para la Victoria decidieron rechazar la Ordenanza Impositiva Preparatoria que habían votado hacía dos semanas. Lo hicieron luego de que la asamblea de Concejales y Mayores Contribuyentes emitiera un decreto por el cual se pide derogación de la ordenanza en cuestión.

Anoche hubo dos sesiones. En la primera, que involucró también a los Mayores Contribuyentes, se escucharon profundos cuestionamientos de la oposición, que si bien había acordado con el intendente Zacca dejar sin efecto la Ordenanza Impositiva, no dejó pasar la oportunidad para señalar que el aumento que se había planteado era excesivo y generalizado y en contrapartida la gestión de gobierno sigue sin optimizar el gasto.

En primera instancia se leyó la nota enviada por el intendente Zacca en la que solicitaba que quede sin efecto la Ordenanza Impositiva que fue votada hace quince días por mayoría con los aumentos de tasas. Después sobrevino una exposición del Concejal Julio Gazzotti en la que puntualizó lo expresado en su momento cuando se discutió el aumento de tasas. El presidente de la bancada resaltó que el gobierno pretendía incrementar las tasas cuando no hubo mejoría en los servicios y la prestación es deficitaria, y puntualizó que desde el 2004 y hasta el 2008 las tasas sufrieron un aumento de entre un 75 y 100 por ciento.

A continuación pidió la palabra el Concejal Mario Treser. El edil del bloque Presencia Justicialista fustigó al gobierno y a sus ex compañeros de bloque. Se defendió de las acusaciones que recibió al ser considerado una amenaza para la gobernabilidad. Habló de un lunático dentro del gobierno, le achacó soberbia y autoritarismo y calificó la situación como inestable. Definió los servicios como ineficientes, señaló que el intendente pretendía hacerle pagar a la gente un precio mayor por el agua que él en su casa no toma y calificó a Daffonchio de autoritario. Treser concluyó sus consideraciones reafirmando su postura de oposición a todos los aumentos que planteó en su momento el gobierno. En la exposición de Treser hubo una particularidad: denunció que el bloque del Frente le había planteado a Zacca la salida de Ciancio del gobierno a cambio de dejar sin efecto la comisión investigadora que pedía la oposición por la rendición de cuentas.

El radicalismo fue muy crítico en todas sus intervenciones. Corigliano aludió a que la sequía y la crisis no comenzaron hace quince días y que en el momento en que se plantearon los aumentos ya se conocía esta situación. Al mismo tiempo que reafirmó que el bloque se opuso en primera instancia “al aumento injusto, inviable y fuera de lugar que planteo la administración Municipal”.

La participación del Bloque del Frente para la Victoria fue muy escueta. La presidenta de la bancada adhirió a la nota remitida por Zacca, habló de la necesidad de una adecuación de las tasas y pidió compromiso de todos los sectores con una situación que se refleja en aumentos reconocidos por las instituciones intermedias de Alberti.

Como Mayor Contribuyente pidió la palabra Miguel Dilego. Y como en su época de Concejal reiteró que la gestión Zacca “gastó mal y pagó sobreprecios”. Y observó que en la nota que presentó el intendente mencionaba que ante el no aumento debía reprogramar los servicios cuando en realidad la prestación de los mismos es deficitaria. Cuestionó que los funcionarios no hicieron recortes en los gastos de representación cuando a los empleados se le suprimieron las horas extras. Dilego concluyó con una frase que utilizó en más de una oportunidad cuando era Concejal: “sigue siendo una fiesta para unos pocos que pagamos todos”.

El concejal Fernández cuestionó la falta de mantenimiento de los caminos rurales y el destino que se le da a los fondos en vez de adquirir maquinaria para el parque automotor. Fernando Becker habló de la posibilidad de aumentar los sueldos sin necesidad de recurrir a los incrementos de tasas: se podrían obtener los fondos de la reducción de algunas partidas como publicidad. Puntualizó que si se hace eficiente el gasto no es necesario llegar al aumento de tasas.

Corigliano señaló que el Presupuesto que presentó el gobierno, más allá de que vuelva al Poder Ejecutivo, tiene graves irregularidades técnicas. Y Teresa De Pietro pidió sentido común en un tema primordial como es la salud ya que el gobierno preveía en el Presupuesto 2009 una inversión de 20.000 mil pesos.

Después de las consideraciones de los Concejales y un cuarto intermedio, se leyó el decreto mediante el cual la Asamblea le solicita al cuerpo que derogue la ordenanza preparatoria. Después se procedió a la votación nominal en la que hubo 24 votos favorables en igual cantidad de Concejales y Mayores Contribuyentes. Así concluyó la Asamblea y después hubo una sesión en la que se aprobó por unanimidad la derogación de la Ordenanza Impositiva y se devolvió el Presupuesto al poder Ejecutivo por tratarse de un Cálculo de Recursos realizado sobre el aumento de tasas.

Comentá la nota