El CAM está listo para comenzar a cubrir vacantes judiciales

Disposiciones generales del Consejo. Los primeros concursos se habilitarán para cargos en la Cámara en lo Civil y Comercial Común (Capital y Concepción).
En la última semana se dio un paso fundamental en el nivel institucional de Tucumán, el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) finalizó el proceso de confección de su reglamentación interna, y con ello habilitar los llamados a concursos para la cobertura de las 39 vacantes judiciales que imperan, hoy en día, en la provincia.

Se debe destacar la labor realizada desde todos los estamentos que conforman el CAM: desde su presidente, Antonio Gandur, pasando por el cuerpo de legisladores conformado por Carolina Vargas Aignasse, Regino Amado y Esteban Jerez; además lo realizado por los representantes de los abogados (de capital y sur de la provincia) Antonio Bustamante y Jorge Cinto; como así también el aporte de los referentes de los magistrados, Eudoro Albo y Mirtha Ibañez.

Entre los principales lineamientos que conjugan el articulado del reglamento del Consejo, pueden destacarse algunas cuestiones de importancia.

Funcionamiento interno

El CAM poseerá una independencia funcional, es decir que no se ajustará a ninguna jerarquía administrativa.

Los miembros del CAM (titulares y suplentes) durarán dos (2) años en su cargo y podrán ser reelectos, en tanto demuestren su calidad funcional como su buena conducta.

Por otra parte, para poder sesionar, requerirá la presencia de cuatro miembros constituyéndose como quórum indispensable. En tanto, a la hora de las votaciones y decisiones se deberá contar con la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros.

En cuanto a la modalidad de las reuniones, estas serán de carácter público, diferenciándose aquellas que se caractericen por ser de índole ordinarias, por un lado, y extraordinarias, por el otro. Las reuniones estipulan en su cronograma dos recesos anuales, coincidiendo con las ferias judiciales de enero y julio.

La asistencia a cada una de las sesiones que sean convocadas tendrán el carácter de obligatorias, resultando que la inasistencia a tres reuniones se considerará como una tendencia de "mal desempeño".

En el caso de las mociones y las votaciones, el presidente y cada consejero tiene voz y voto único. Si se suscita un empate, el voto del presidente tiene una validez doble. En este punto es necesario resaltar que, en el hipotético caso que la presidencia sea ejercida por el vicepresidente, se decidió ,por consenso de los consejeros, que su voto no represente una validación doble.

Se dispuso también que la figura del Secretario del CAM tendrá un carácter permanente (salvo en esta primera instancia que será considerado como temporal dada la acuciante realidad tribunalicia), y no podrá desempeñarse como abogado ni participar en acciones o cargos políticos.

Llamados a concursos

El CAM requerirá al Poder Judicial la información atinente sobre el listado de vacantes de magistrados y fiscales de primera y segunda instancia, como así también de defensores. A partir de ese momento, llamará a concurso de interesados para la cobertura de esas vacantes, debiendo el Consejo publicar la nómina de postulantes para que la ciudadanía tenga la oportunidad de impugnar fundadamente a los mismos.

El órgano seleccionador dispuso que la convocatoria deberá efectuarse por el término de un día a través del boletín oficial de la Provincia, un diario local, en la página web del CAM, u otros medios que garanticen su difusión.

Finalmente, el plazo de inscripción se abrirá, para los postulantes, por el término de 10 días hábiles a partir de la publicación del llamado a concurso. La inscripción sólo será efectuada de manera personal. Parte de la documentación que deberán acreditar los interesados en cubrir las vacantes radica en cursos de gestión, diplomas de designación en cargos públicos o certificaciones de empleo en organizaciones en la que haya desempeñado cargos jurídicos.

El CAM también podrá disponer el llamado a concursos múltiples cuando exista más de una vacante para un mismo cargo de igual fuero o instancia.

Lista de jurados

El CAM conformará una lista de jurados conformada por magistrados, abogados matriculados (de Tucumán) y profesores asociados, adjuntos o consultos. Para ello, solicitará a los Colegios de Abogados de la provincia, la Asociación de Magistrados de Tucumán y de la Justicia Nacional, como a universidades nacionales públicas y privadas que remitan una nómina de los potenciales postulantes a jurados (con un mínimo de diez y un máximo de 20). Las listas correspondientes se confeccionarán ateniéndose a cada fuero correspondiente.

En cuanto a la designación y función de los jurados, el CAM designará a tres miembros titulares y tres suplentes para su conformación, en este sentido , el cuerpo de jurados quedará compuesto por un abogado, un juez y un profesor de Derecho. A su vez, el Consejo se asegurará que la tercera parte de este jurado pertenezca a otras jurisdicciones del país. El jurado designado tendrá intervención en la etapa de prueba escrita a los postulantes a cubrir las vacantes, como así también en su clasificación. Por otro lado, el jurado podrá ser removido por el CAM ante mala conducta, mala fe o falta de ética.

Selección de postulantes

Esta instancia consta de tres etapas, con sus respectivas calificaciones: 1- Evaluación de antecedentes de cada postulante (hasta 35 puntos); 2- Prueba de oposición (hasta 55 puntos) y 3- Entrevista (hasta 10 puntos).

Una vez cumplimentado las dos primeras etapas, sólo pasarán a la entrevista con el CAM aquellos aspirantes que hayan obtenido un mínimo de 60 puntos. Si no se produjo este requisito, el concurso se declarará desierto. En el caso que dos o más candidatos empaten en puntajes, lo que se privilegiará es el resultado obtenido en la prueba de oposición o la antigüedad del postulante en su cargo (en este orden) para poder esquematizar el orden de mérito definitivo.

Concluido el proceso de selección, el Consejo elevará al Poder Ejecutivo una nómina de cinco postulantes por orden de mérito. El Ejecutivo elegirá uno de ellos, pudiendo prescindir del orden de mérito, y lo remitirá a la Legislatura para su tratamiento.

En el caso de una no aprobación, se elegirá otro nombre, se remitirá nuevamente al parlamento local hasta que se consiga su homologación, y, de esta manera, poder cumplimentar el procedimiento de designación de magistrados y saldar una gran deuda institucional.

Comentá la nota