Esta vez la liquidación de verano no esperó ni que pasaran los Reyes

En el rubro calzado, algunos comercios ya están ofreciendo rebajas que van de 20 a 50 pesos por un par de zapatos o sandalias.

Hasta hace una década era impensable que la liquidación de verano largara antes de febrero, aunque después se adelantó a mediados de enero. Sin embargo, este año los comercios no esperaron ni a que pasara la fiesta de Reyes. Rebajas de hasta el 60%, dos prendas por el valor de una o descuentos de montos fijos son algunas de las estrategias con que promocionan la "gran liquidación" de temporada, que ya lanzaron sobre todo las grandes tiendas, traccionando al resto. En las galerías, los locales más pequeños aún están en gatera, pero la mayoría de los empleados cree que antes de mediados de mes recibirán la orden de anunciar las rebajas.

   El rubro de la indumentaria fue el que mayor alza mostró en cuanto a ventas minoristas en diciembre pasado (13,2%), mientras que al del calzado tampoco le fue mal. Por ello, la razón para adelantar la liquidación de verano difícilmente pueda atribuirse a una malaria. Muy por el contrario. El presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, Elías Soso, dio una explicación del adelantamiento de las rebajas en neta clave "optimista".

   "Se debe a que como las expectativas de venta para los próximos meses son sumamente favorables por la reactivación y el buen resultado que dio la sustitución de importaciones, los comerciantes quieren hacerse de plata ahora y abastecerse para la próxima temporada", sostuvo.

El largo enero. Quizás con menos teoría, los comerciantes coinciden en que las ventas de diciembre anduvieron bien y que no se clavaron con stock como para tener que sacárselo de encima. Pero a la vez saben que enero es un mes flojo (la gente "se gastó todo para las fiestas" o "se va de vacaciones") y una buena forma de mover las ventas es generando tentación con ofertas.

Tracción. De hecho, este año son los grandes comercios los que ya anticiparon la liquidación y, con sus anuncios, traccionan al resto. En algunos locales de cadenas contaron a La Capital que los propietarios los llaman para consultar si tiendas como Falabella ya lanzaron la liquidación. Si la respuesta es sí, se copia la estrategia.

   Y es efectivamente Falabella una de las que hizo punta con lo que promociona como "la verdadera liquidación": descuentos del 40% en vestidos, 35% en carteras y 30% en calzado y trajes de baño. El resto de las prendas también rebajaron. Para tener una idea: pantalones que salían 169 pesos ahora están a 99, mientras que los blazer pasaron de 229 a 129, las remeras de 59 a 29 y las blusas de 89 a 69.

   En Ver, otra tienda adelantada, las vidrieras anuncian descuentos que van del 40% al 60%.

   Las zapaterías Borsalino también son un clásico de Rosario que marca tendencia en materia de liquidaciones y este año ya la lanzó. La Barranca es otra que exhibe sus descuentos: sandalias que salían 139 pesos ahora cuestan 79 y una cartera pasó de 199 a 139 pesos.

   En el mismo rubro, también anunciarán sus rebajas de temporada esta semana Batistella (con descuentos de 20 a 30 pesos por par de sandalias) y Cianciature, que cambiará los precios de su vidriera esta misma noche.

   En indumentaria de hombres también hay promociones. Vincenzo, por ejemplo, las pondrá en marcha hoy, con una oferta de dos prendas por el valor de una en todo lo que sea netamente de temporada, como remeras, chombas, bermudas y shorts.

De fiesta. Otros locales mantienen aún las rebajas que lanzaron para las fiestas (como es el caso de Wings y Fórmula A, del 20%, o Idrógeno, del 15% al contado), pero no tienen fecha para la liquidación propiamente de verano.

   Y en lo que hace a los locales del rubro blanco textil también hay promociones. Arredo, por ejemplo, rebajó los covers de verano en un 25% durante cinco días.

   En las galerías, por ahora, son muy pocos los locales que lanzaron liquidaciones. ¿La razón? En general, que ya les queda poco stock y confían en aguantar un poco más sin tirar la casa por la ventana.

   Como sea, todavía quedan largos meses de calor y los próximos días darán una buena oportunidad para poner al día el guardarropa de verano.

Comentá la nota