Lo que está en juego

Presidir una comisión permite habilitar o frenar el debate de los proyectos. Tener mayoría asegura la aprobación de los dictámenes y facilita su tratamiento en el recinto.
El oficialismo y la oposición terminan de definir, en estas horas, la integración de las comisiones permanentes de la Cámara de Diputados. En el nuevo Congreso, el kirchnerismo será minoría en las 45 comisiones y perderá, por otra parte, la presidencia de 15. ¿Cuál es la importancia de lo que está en discusión? ¿Qué efectos tendrá sobre el funcionamiento parlamentario? En la nota, seis claves del tema.

1 ¿De qué sirve tener mayoría en una comisión?

Las comisiones son el lugar donde se tratan los proyectos de ley antes de ser enviados para su votación en el recinto. Según su tema, cada proyecto es enviado por el presidente de la Cámara a varias comisiones; necesita tener dictamen de todas por las que haya pasado para, una vez en el recinto, poder ser aprobado con mayoría simple (la mitad más uno de los legisladores presentes). Algunos temas, como la creación de un impuesto, requieren de mayoría especial, pero se trata de casos excepcionales.

2 Un proyecto sin dictamen de comisión, ¿puede ser debatido en el recinto?

Sí, pero para tratarlo sobre tablas se requiere de la aprobación de dos tercios del total Diputados, que es muy difícil de conseguir.

3 ¿Cómo se define la integración de cada comisión?

De manera proporcional a la integración de la Cámara. Hay una categorización de las comisiones de acuerdo con su importancia. Entre las Comisiones A, por ejemplo, está Presupuesto y Hacienda, Asuntos Constitucionales, Agricultura. Entre las B está Comercio, las C son las consideradas de temas menores. Cada bloque, conociendo por su cantidad de diputados a qué puede aspirar, arma su estrategia, aunque es un armado que no responde sólo a los partidos, sino también a los sectores políticos en juego. Los ruralistas tendrán, por caso, unos 15 diputados. Si dos tercios de ellos integraran la Comisión de Agricultura y Ganadería, el sector tendría garantizado el poder de impulsar o frenar los proyectos de acuerdo con sus intereses.

Tradicionalmente, la integración de las comisiones se delegó al presidente de la Cámara, una práctica que quedó de lado cuando en la sesión preparatoria, tras la jura de los nuevos diputados, la oposición definió el tema con su nueva mayoría.

4 ¿Qué cambia contar con la presidencia de una comisión?

El presidente es en la práctica quien habilita o frena las iniciativas. Puede hacerlo porque entre sus funciones está la de convocar a la comisión, definir el temario y fijar las prioridades. Maneja, además, la agenda de las reuniones previas de los asesores de los legisladores, que son la primera instancia de análisis de un proyecto de ley, antes de entrar a la comisión. Cada presidente tiene un secretario de comisión, que es quien habilita esos primeros debates de un proyecto con los asesores; ahí se va auscultando cuál es el clima con cada proyecto. La presidencia de la Comisión de Legislación del Trabajo, por ejemplo, quedará a cargo del abogado de la CGT Héctor Recalde. En las negociaciones había aspirado a ese lugar el economista de la CTA Claudio Lozano, que no consiguió quedarse con el puesto.

La oposición tendrá ahora la presidencia de 25 de las 45 comisiones, mientras que el Frente para la Victoria y sus aliados se quedarán con las 20 restantes. Antes del recambio, el oficialismo y los bloques afines tenían la presidencia de 35.

5 ¿Cuáles son las comisiones que se considera hacen a la gobernabilidad?

Presupuesto y Hacienda, porque trata el Presupuesto, la ley madre de cualquier gobierno y toda iniciativa que requiera una asignación presupuestaria. Asuntos Constitucionales, porque la mayoría de las iniciativas pasan por ella. Peticiones, Poderes y Reglamento, que es la que interpreta la legalidad de una ley. Juicio Político, que se encarga de la remoción de los jueces. Otras importantes son las de Agricultura, Seguridad, y aquellas que en el Poder Ejecutivo tienen rango de ministerio, como Justicia, Salud, Trabajo.

Las cuatro que seguirán presididas por el kirchnerismo por ser consideradas clave por el Gobierno y la oposición son Presupuesto y Hacienda, Peticiones, Poderes y Reglamento, Juicio Político y Legislación General. El oficialismo, además, las integrará con la mitad menos uno de sus miembros, mientras que en las restantes la integración de cada comisión será proporcional a la nueva relación de fuerzas de la Cámara.

6 ¿Qué pasará en el Senado?

Como en la Cámara alta el recambio sólo llegó a una tercera parte de los legisladores, las modificaciones no serán tan marcadas.

Comentá la nota